125 películas imprescindibles dirigidas por mujeres

En el año del 125 aniversario del nacimiento del cinematógrafo, ‘Industrias del Cine’ recomienda 125 películas imprescindibles dirigidas por mujeres.

Hoy se cumplen seis meses de la celebración del 125 aniversario del nacimiento del cine. El 28 de diciembre de 1895 tuvo lugar en el Salon Indien del Gran Café del número 14 del Boulevard des Capucines de París la primera proyección pública de cine. Unas treinta personas asistieron al estreno del invento con el que los hermanos Auguste y Louis Lumière cambiaron la historia de la humanidad.

Ya en sus inicios algunas mujeres se interesaron por la creación en el nuevo arte de la cinematografía. Así es como ya en 1896 la francesa Alice Guy dirige sus primeros cortometrajes, en paralelo a los primeros trabajos de los más reconocidos hermanos Lumière y Georges Méliès. De hecho, se la considera la primera persona en dirigir una persona de ficción. Llegó a dirigir más de mil obras y fundó varias productoras tanto en Francia como en Estados Unidos, donde falleció en 1968 a la edad de 94 años.

Pero la historiografía decidió, deliberadamente, olvidarla, siendo mal citadas sus obras, atribuyéndolas a hombres como su marido camarógrafo o, simplemente, ignorándolas.

En 1953 el gobierno francés la galardonó con la Legión de Honor y en 1958, cuando la directora superaba los 80 años, la Cinemateca Francesa le dedicó una retrospectiva. Pero tras estos puntuales reconocimientos, su nombre se volvió a olvidar hasta que fue reivindicado, justamente, en pleno siglo XXI.

‘Industrias del Cine’ continúa repasando la historia del cine mundial

Para celebrar los 125 primeros años del cine, el equipo de Industrias del Cine ha elegido mediante votaciones 125 películas dirigidas por mujeres. Películas imprescindibles, premiadas en festivales, algunas populares, otras desconocidas y reivindicables, algunas taquilleras y joyas de la animación, y con una presencia destacada del cine español.

Es de justicia reivindicar el nombre de 125 directoras que son hoy referentes para las nuevas generaciones de mujeres cineastas que, aunque más de cien años tarde, ya tienen muchos y diversos espejos en los que sentirse reflejadas.

Seis  meses después de publicar 125 películas imprescindibles de la historia del cine mundial y tres meses después de publicar 125 películas imprescindibles del cine español volvemos a hacer un repaso a la historia del cine. El tercero de los cinco que publicaremos a lo largo de este año.

¡Larga vida a las mujeres cineastas!

– 1 –

El hada de las coles

Alice Guy. Francia, 1986.

Es imprescindible por ser la película más antigua (de la que se tiene constancia) dirigida por una cineasta, en este caso la pionera olvidada, aunque recientemente reivindicada, Alice Guy.

– 2 –

El mercader de Venecia

Lois Weber. Estados Unidos, 1914.

Es imprescindible por ser el primer largometraje dirigido en Estados Unidos por una mujer.

– 3 –

Las aventuras del príncipe Achmed

Lotte Reiniger. Alemania, 1926.

Es imprescindible porque la pionera Lotte Reiniger creó el largometraje animado más antiguo que se conserva.

– 4 –

La concha y el reverendo

Germaine Dulac. Francia, 1928.

Es imprescindible porque aun ensombrecida por Un chien andalou sentó los cimientos del neorrealismo francés generando un lenguaje nuevo a través del inconsciente.

– 5 –

Sarah and Son

Dorothy Arzner. Estados Unidos, 1930.

Es imprescindible porque esta película de la pionera Arzner contiene la primera interpretación nominada al Oscar dirigida por una mujer.

– 6 –

Olimpiada

Leni Riefenstahl. Alemania, 1938.

Es imprescindible porque, a pesar del contexto en el que fue rodada, la belleza de sus imágenes dejó para la historia la manera en la que debía filmarse el deporte.

– 7 –

Meshes of the afternoon

Maya Deren y Alexander Hammid. Estados Unidos, 1946.

Es imprescindible porque Maya Deren es la matriarca del cine underground, y Meshes of the afternoon, la película experimental más influyente del siglo XX.

 – 8 –

El autoestopista

Ida Lupino. Estados Unidos, 1953.

Es imprescindible por ser un atípico ejemplo de cine negro clásico.

– 9 –

Segundo López, aventurero urbano

Ana Mariscal. España, 1953.

Es imprescindible porque es una película social, contestataria y está dirigida, por primera vez en España después de la Guerra Civil, por una mujer.

– 10 –

The Eternal Breasts

Kinuyo Tanaka. Japón, 1955.

Es imprescindible por tratarse de una de las primeras películas en hablar abiertamente del cáncer de mama.

– 11 –

Cleo de 5 a 7

Agnès Varda. Francia, 1962.

Es imprescindible porque Agnès Varda consiguió mostrar su peculiar mirada femenina a un film enmarcado dentro de la Nouvelle Vague.

– 12 –

Las margaritas

Vera Chytilová. Checoslovaquia, 1966.

Es imprescindible por ser una icónica y transgresora obra experimental hija de la nueva ola de cine checoslovaco.

– 13 –

Portero de noche

Liliana Cavani. Italia, 1974.

Es imprescindible por narrar una provocadora historia de sadomasoquismo nazi que molestó a todos los extremos de la sociedad.

– 14 –

Jeanne Dielman, 23 quai du Commerce, 1080 Bruxelles

Chantal Akerman. Bélgica, 1975.

Es imprescindible porque es la primera obra maestra de lo femenino, y porque solo una mujer sería capaz de filmar las tareas cotidianas de una ama de casa que no se deja tiempo libre para no pensar en la angustia y la muerte.

– 15 –

Pasqualino: siete bellezas

Lina Wertmuller. Italia, 1975.

Es imprescindible por darle a su directora la primera nominación para una mujer en la categoría de dirección en toda la historia de los Oscar.

– 16 –

Al otro lado de la noticia

Joan Micklin Silver. Estados Unidos, 1977.

Es imprescindible porque esta comedia nos muestra la clandestinidad y el compromiso vocacional del periodismo antes de la era digital.

– 17 –

El crimen de Cuenca

Pilar Miró. España, 1980.

Es imprescindible porque ya en plena Transición española dejó constancia del poder de la administración postfranquista para censurar la libertad de expresión.

– 18 –

Función de noche

Josefina Molina. España, 1981.

Es imprescindible por ser un documental que profundiza en la separación de dos de los actores españoles más famosos del momento, Lola Herrera y Daniel Dicenta, y ser obra de una directora pionera y fundamental en cine, televisión y teatro.

– 19 –

Las hermanas alemanas

Margarethe von Trotta. República Federal Alemana, 1981.

Es imprescindible porque, aparte de hacerle ganar el León de Oro en Venecia (el primero para una mujer), confronta a dos hermanas en el periodo más oscuro de la historia de Alemania.

– 20 –

Losing ground

Kathleen Collins. Estados Unidos, 1982.

Es imprescindible porque esta comedia dramática nos muestra una crisis matrimonial de una pareja afroamericana y para conocer el talento de una cineasta que murió cuando aún le quedaba mucho que contar.

– 21 –

Yentl

Barbra Streisand. Estados Unidos, 1983.

Es imprescindible porque es la primera película de Hollywood producida, dirigida, escrita e interpretada por la misma mujer, Barbra Streisand, que además se convertiría en la primera directora en ganar el Globo de Oro a la mejor dirección.

– 22 –

Diario para mis hijos

Márta Mészáros. Hungría, 1984.

Es imprescindible por ser una de las mejores voces en narrar la Guerra Fría en Europa, con historias inspiradas en su propia vida, la de una niña húngara criada en la Rusia stalinista, y por ser la primera mujer en ganar el Festival de Berlín.

– 23 –

Hijos de un dios menor

Randa Haines. Estados Unidos, 1986.

Es imprescindible por la premiada interpretación de Marlee Matlin, una actriz sordomuda que revolucionó el estatus actoral del colectivo de discapacitados en todo el mundo.

– 24 –

Big

Penny Marshall. Estados Unidos, 1989.

Es imprescindible por ser la primera película dirigida por una mujer en superar la “mágica” cifra de los 100 millones de dólares de recaudación en Estados Unidos.

– 25 –

Europa, Europa

Agnieszka Holland. Alemania, 1990.

Es imprescindible por ser un fascinante relato que narra la increíble odisea de un joven judío polaco que durante la Segunda Guerra Mundial pasó de un orfanato soviético a convertirse en un improbable héroe del ejército nazi.

– 26 –

Orlando

Sally Potter. Reino Unido, 1992

 Es imprescindible porque, aun adaptando de manera fiel la novela de Virginia Woolf, Potter introdujo una crisis de identidad masculina como detonante de un cambio de sexo mágico.

– 27 –

Algo para recordar

Nora Ephron. Estados Unidos, 1993.

Es imprescindible por resucitar las clásicas Rom-Com en los maravillosos 90.

– 28 –

El piano

Jane Campion. Nueva Zelanda, 1993.

Es imprescindible por ser la única ganadora de la Palma de Oro dirigida por una mujer.

– 29 –

Clueless

Amy Heckerling. Estados Unidos, 1995.

Es imprescindible por adaptar de manera muy divertida y lograda los clásicos de Jane Austen a la comedia adolescente de instituto de los años 90.

– 30 –

Deep Impact

Mimi Leder. Estados Unidos, 1998.

Es imprescindible por ser la primera gran superproducción hollywoodiense en ser dirigida por una mujer

– 31 –

La manzana

Samira Makhmalbaf. Irán, 1998.

Es imprescindible porque explica el caso real de dos hermanas secuestradas por sus padres durante más de una década, historia que dirigió su directora con sólo 17 años y presentó en Cannes.

– 32 –

Boys Don’t Cry

Kimberly Peirce. Estados Unidos, 1999.

Es imprescindible por la devastadora interpretación de Hilary Swank y por llevar a la América profunda la historia de un chico encerrado en el cuerpo de una chica.

– 33 –

American Psycho

Mary Harron. Estados Unidos, 2000.

Es imprescindible por las múltiples interpretaciones y polémicas que sigue generando más de dos décadas después de su estreno.

– 34 –

Infiel

Liv Ullman. Suecia, 2000.

Es imprescindible porque nos demostró que Liv Ullmann, además de ser una excelente actriz, era también una extraordinaria directora.

– 35 –

Para todos los gustos

Agnès Jaoui. Francia, 2000.

Es imprescindible porque esta comedia dramática nos demuestra que los polos opuestos se atraen.

– 36 –

El diario de Bridget Jones

Sharon Maguire. Reino Unido, 2001.

Es imprescindible por acercarnos a una protagonista llena de complejos e inseguridades que, sin embargo, consigue representar a mucha gente.

– 37 –

La boda del Monzón

Mira Nair. India, 2001.

Es imprescindible por convertir a Mira Nair en la voz femenina del cine indio de referencia en todo del planeta.

– 38 –

Shrek

Andrew Adamson y Vicky Jenson. Estados Unidos, 2001.

Es imprescindible porque le dio la vuelta a las películas de príncipes que rescatan princesas, crear un personaje icónico y ser una película de culto del cine de animación.

– 39 –

Quiero ser como Beckham

Gurinder Chadha. Reino Unido, 2002.

Es imprescindible porque nos mostró que el fútbol también era un deporte de chicas (aunque sus referentes todavía fueran hombres).

– 40 –

Whale Rider

Niki Caro. Nueva Zelanda, 2002.

Es imprescindible por mostrar como una niña se enfrenta a los hombres de su tribu y a cientos de años de tradición para combatir la discriminación de género que sufre.

– 41 –

American Splendor

Robert Pulcini y Shari Springer Berman. Estados Unidos, 2003.

Es imprescindible por ser una de las mejores adaptaciones de un cómic y ser, posiblemente, la mejor película hecha sobre esa disciplina artística.

– 42 –

Cuando menos te lo esperas

Nancy Meyers. Estados Unidos, 2003.

Es imprescindible porque nos enseña que nunca es tarde para enamorarse.

– 43 –

Lost in translation

Sofia Coppola. Estados Unidos, 2003.

Es imprescindible porque explora la soledad de las personas en una de las ciudades más pobladas del mundo, Tokio. A través de una exótica pareja de actores, Scarlett Johansson y Bill Murray, Sofia Coppola logró cautivar generaciones de cinéfilos y amantes de las historias reflexivas, a caballo de lo deprimente y lo poético.

– 44 –

Mi vida sin mí

Isabel Coixet. España, 2003.

Es imprescindible por la inteligencia de la protagonista, capaz de causar el mínimo dolor en los demás a pesar de lo inevitable.

– 45 –

Te doy mis ojos

Icíar Bollaín. España, 2003.

Es imprescindible por convertir a su directora, Iciar Bollain, en una figura clave del cine español a través de una historia estremecedora.

– 46 –

Thirteen

Catherine Hardwicke. Estados Unidos, 2003.

Es imprescindible por ser una coming of age más realista y oscura de las que el star system americano nos tenía mal acostumbrados.

– 47 –

Hermanos

Susanne Bier. Dinamarca, 2004.

Es imprescindible por exponer la vulnerabilidad de aquellos que vuelven de la guerra con sustanciales secuelas psicológicas, explicar una historia de suplantación familiar y confirmar el talento de su directora, galardonada con un Oscar unos años más tarde.

– 48 –

Agua

Deepa Mehta. India, 2005.

Es imprescindible porque cierra de manera magistral la famosa trilogía de su directora compuesta por Fuego, Tierra y Agua y denunciar el injusto destino que cientos de niñas viudas sufrían en la India para el resto de sus días.

– 49 –

Tú, yo y todos los demás

Miranda July. Estados Unidos, 2005.

Es imprescindible porque esta refrescante comedia de historias cruzadas es una de las cumbres del cine indie americano de los primeros 2000.

– 50 –

Pequeña Miss Sunshine

Jonathan Dayton y Valerie Faris. Estados Unidos, 2006.

Es imprescindible porque es la road trip familiar más entrañable de la historia de Hollywood, en el que descubrimos a una adorable Abigail Breslin y nos quedamos fascinados por los variopintos miembros del clan, a cuál más problemático.

– 51 –

Across the Universe

Julie Taymor. Estados Unidos, 2007.

Es imprescindible por ser un musical intenso y poco convencional basado en la música de The Beatles.

– 52 –

Buda explotó por vergüenza

Hana Makhmalbaf. Irán, 2007.

Es imprescindible porque ser la hermana pequeña de Samira no significa no tener voz propia, como demuestra esta historia de tenacidad femenina y lucha contra el régimen talibán.

– 53 –

Persépolis

Marjane Satrapi y Vincent Parannoud. Francia, 2007.

Es imprescindible porque, al adaptar su propio cómic, Marjanne Satrapi consigue transmitir el humor, el miedo y la esperanza de su coming of age en Irán después de la revolución de los ayatollahs.

– 54 –

XXY

Lucía Puenzo. Argentina, 2007.

Es imprescindible por ser uno de los mejores relatos construidos acerca del hermafroditismo.

– 55 –

Cerezos en flor

Doris Dörrie. Alemania, 2008.

Es imprescindible por ser una bella historia sobre como afrontar el final de la vida disfrutándola con los placeres que siempre dejamos para más tarde y que a menudo nunca llegamos a realizar.

– 56 –

Mamma mia!

Phyllida Lloyd. Reino Unido, 2008.

Es imprescindible por ser un clásico veraniego y un blockbuster delicioso que siempre apetece revisionar.

– 57 –

Stella

Sylvie Verheyde. Francia, 2008.

Es imprescindible porque recupera el espíritu mejor cine de la nouvelle vague con una sencilla historia sobre una preadolescente que en los años 70 atisba el mundo de los adultos desde el trasnochado bar que regentan sus padres, huyendo de las humillaciones escolares y vislumbrando un nuevo mundo, el de los intelectuales, de la mano de su única amiga.

– 58 –

An education

Lone Scherfig. Reino Unido, 2009.

 Es imprescindible por la lección de vida de la protagonista, un alegato a la independencia sentimental.

– 59 –

El secreto del libro de Kells

Tomm Moore y Nora Twomey. Irlanda, 2009.

Es imprescindible por su belleza visual, la poesía de sus palabras y sus formas, la ternura de los personajes y lo cautivador de su enigmática historia. Una película de animación de factura irlandesa altamente recomendable tanto para niños como adultos.

– 60 –

En tierra hostil

Kathryn Bigelow. Estados Unidos, 2009.

Es imprescindible porque Kathryn Bigelow arma una película veraz que le valió el Óscar a Mejor Dirección, siendo así la primera mujer en conseguirlo después de 82 años de premios.

– 61 –

Fish Tank

Andrea Arnold. Reino Unido, 2009.

Es imprescindible por tener una de las mejores escenas de sexo filmadas en las últimas décadas y sin apenas mostrar nada.

– 62 –

La teta asustada

Claudia Llosa. Perú, 2009.

Es imprescindible porque Claudia Llosa nos acerca a una de las escenas costumbristas más bellas del cine reciente: la de una madre cantando en quechua.

– 63 –

Tres dies amb la familia

Mar Coll. España, 2009.

Es imprescindible por marcar un precedente en el cine intimista catalán y ser la antesala de toda una generación de directoras catalanas, que surgirían y triunfarían a raíz del éxito de Mar Coll.

– 64 –

Los chicos están bien

Lisa Cholodenko. Estados Unidos, 2010.

Es imprescindible por ser la primera película con temática LGBT rodada por una mujer que consiguió la nominación al Oscar de mejor película de su año.

– 65 –

Winter’s Bone

Debra Granik. Estados Unidos, 2010.

Es imprescindible por presentarnos y mostrarnos de lo que era capaz Jennifer Lawrence, hasta ahora la única estrella de su generación.

– 66 –

Hysteria

Tanya Wexler. Reino Unido, 2011.

Es imprescindible porque relata la historia que hay detrás de uno de los inventos más revolucionarios para el sexo femenino: el primer consolador electrónico, y lo hace a modo de comedia romántica en la Inglaterra victoriana.

– 67 –

Un amour de jeunesse

Mia Hansen-Love. Francia, 2011.

Es imprescindible por mostrar la dulzura del primer amor, la amargura de la primera ruptura y la contenida ilusión en el reencuentro.

– 68 –

La bicicleta verde

Haifaa Al-Mansour. Arabia Saudí, 2012.

Es imprescindible por ser la primera película dirigida por una mujer en Arabia Saudí y mostrarnos el sueño de una niña por tener una bicicleta para jugar con sus amigos, en un país en el que están prohibidas porque “son un peligro para la dignidad de las chicas”.

– 69 –

Lore

Cate Shortland. Alemania, 2012.

Es imprescindible por narrar con extremada crudeza la historia de una joven que recorre 500 kilómetros junto a sus hermanos pequeños huyendo del nazismo con el anhelo por llegar a un lugar seguro en el Mar del Norte.

– 70 –

Stories We Tell

Sarah Polley. Canadá, 2012.

Es imprescindible porque Polley nos permite de manera sutil descubrir junto a ella los múltiples secretos de una ama de casa, su madre.

– 71 –

Blackfish

Gabriela Cowperthwaite. Estados Unidos, 2013.

Es imprescindible porque puso a la orden del día la triste realidad de los animales que viven en cautiverio.

– 72 –

El extraño color de las lágrimas de tu cuerpo

Hélène Cattet y Bruno Forzani. Bélgica, 2013.

Es imprescindible por ser un enigmático thriller belga que rememora el giallo italiano, visualmente deslumbrante y narrativamente exótico, que merece ser conocido, visto y reivindicado.

– 73 –

Frozen

Chris Buck y Jennifer Lee. Estados Unidos, 2013.

Es imprescindible porque sitúa a dos personajes femeninos en el centro de la historia, otorgándole a uno de ellos el rol de heroína del hielo, lo que la convirtió en uno de los personajes insignia de la factoría Disney, rompiendo barreras de género y siendo adorada mundialmente por niñas y niños por igual. Ganadora del Oscar a Mejor Película de Animación y Mejor Canción Original por Let it go.

– 74 –

La plaga

Neus Ballús. España, 2013.

Es imprescindible porque Ballús se fija en grandes historias de personajes pequeños, aquellos que viven de espaldas a la sociedad, no por voluntad propia si no porque el sistema ha dejado de contar con ellos.

– 75 –

Pelo malo

Mariana Rondón. Venezuela, 2013.

Es imprescindible por abrirnos una ventana a los conflictos sociales de Venezuela a través de la mirada de un niño que quiere tener el pelo liso para conseguir el amor de su madre.

– 76 –

Babadook

Jennifer Kent. Australia, 2014.

Es imprescindible porque su directora armó una de las películas de terror más estremecedoras de los últimos años. Sin sangre, pero aterradora.

– 77 –

Citizenfour

Laura Poitras. Estados Unidos, 2014.

Es imprescindible por ser un excelente documento periodístico que nos muestra a Edward Snowden contando la/su verdad a cara descubierta.

– 78 –

Diez años y divorciada

Khadija Al-Salami. Yemen, 2014.

Es imprescindible porque nos muestra una realidad que, aunque no queramos creerlo, aún sucede en pleno siglo XXI.

– 79 –

Gett: el divorcio de Viviane Amsalem

Ronit Elkabetz y Shlomi Elkabetz. Israel, 2014.

Es imprescindible porque es la obra magna de su directora, fallecida prematuramente a los 51 años, en la que denuncia los arcaísmos y el machismo de la sociedad y la justicia israelí.

– 80 –

Una chica vuelve a casa sola de noche

Ana Lily Amirpour. Estados Unidos, 2014.

Es imprescindible por ser una ópera prima que refresca el género del cine de vampiros.

– 81 –

La estación de las mujeres

Leena Yadav. India, 2015.

Es imprescindible por abordar de manera fresca y optimista un tema tan tenebroso como el trabajo sexual de la mujer en la India.

– 82 –

La novia

Paula Ortiz. España, 2015.

Es imprescindible por ser una poética y valiente revisión del clásico Bodas de sangre, de Federico García Lorca, a manos de Paula Ortiz.

– 83 –

Mañana

Cyril Dion y Mélanie Laurent. Francia, 2015.

Es imprescindible porque la actriz y directora Mélanie Laurent nos mostró que otro mundo es mejor y posible.

– 84 –

Mustang

Deniz Gamze Ergüven. Francia, 2015.

Es imprescindible porque fue un rayo de luz para el mundo occidental, que descubrió atónito las dificultades por las que deben atravesar las adolescentes musulmanas todavía en la Turquía actual, presas de sus familias con el fin de mantener su pureza (virginidad) y poder ser moneda de cambio entre clanes del territorio.

– 85 –

Selma

Ava DuVernay. Estados Unidos, 2015.

Es imprescindible por emocionarnos con la lucha por los derechos civiles de Martin Luther King de una manera tan didáctica.

– 86 –

Sufragistas

Sarah Gavron. Reino Unido, 2015.

Es imprescindible porque retrata uno de los movimientos políticos más relevantes del siglo XX: la reivindicación del sufragio femenino, y lo hace desde una mirada combativa, pero también elegante, en la que se denuncia la privación de los derechos de la mujer y su limitada libertad, condicionada al cuidado del hogar y la familia.

– 87 –

The invitation

Karyn Kusama. Estados Unidos, 2015.

Es imprescindible por demostrar que se puede ser una buena película sobre sectas sin caer en efectismos.

– 88 –

Una pastelería en Tokyo

Naomi Kawase. Japón, 2015.

Es imprescindible porque su directora, Naomi Kawase, nos brinda una de sus películas más accesibles y no por ello menos lírica.

– 89 –

A silent voice

Naoko Yamada. Japón, 2016.

Es imprescindible porque se aleja del anime más convencional para abordar temáticas diferentes, de más complejidad y profundidad, pero manteniendo la magia de las imágenes y los gestos de los personajes brillantemente animados, brindándonos momentos de pura poesía cinematográfica.

– 90 –

Crudo

Julia Ducournau. Francia, 2016.

Es imprescindible por marcar un nuevo hito en el cine del terror de autor: la historia de una estudiante de veterinaria vegana que se convierte en caníbal.

– 91 –

Toni Erdmann

Maren Ade. Alemania, 2016.

Es imprescindible por ser una divertidísima comedia que se inicia tras un simple “¿Eres feliz?”. Nominada al Oscar a Mejor Película Extranjera, le ocasionó a su directora varios premios y reconocimientos.

– 92 –

El orden divino

Petra Biondina Volpe. Suiza, 2017.

Es imprescindible por reflejar con sensibilidad la lucha de las mujeres por conseguir la igualdad.

– 93 –

En cuerpo y alma

Ildikó Enyedi. Hungría, 2017.

Es imprescindible porque jamás una historia de amor entre dos personas heridas se ha filmado de manera más bella.

– 94 –

En realidad, nunca estuviste aquí

Lynne Ramsay. Reino Unido, 2017.

Es imprescindible por ser una reinterpretación contemporánea de Taxi Driver con la mejor interpretación de Joaquin Phoenix.

– 95 –

Estiu 1993

Carla Simón. España, 2017.

Es imprescindible porque retrata un drama familiar, la repentina orfandad de una niña de 8 años y la llegada a un nuevo hogar sufriendo la ausencia de sus padres, con delicadeza y sin artificios, buscando el cine más puro y la mirada más sensible y veraz.

– 96 –

Lady Bird

Greta Gerwig. Estados Unidos, 2017.

Es imprescindible por mostrarnos, con ingenuidad y eficacia, las venturas y desventuras de la adolescencia.

– 97 –

Loving Vincent

Dorota Kobiela y Hugh Welchman. Polonia, 2017.

Es imprescindible por su virtuosismo técnico, pero también, y esto es lo difícil, por conseguir a la vez que éste no se coma la trama.

– 98 –

Most Beautiful Island

Ana Asensio. Estados Unidos, 2017.

Es imprescindible porque esta diminuta película es una joya sobre la crueldad que se esconde en Nueva York (lejos de los retratos más idealizados) para una joven inmigrante sin papeles.

– 99 –

Mudbound

Dee Rees. Estados Unidos, 2017.

Es imprescindible por ser la primera película de Netflix que consiguió superar las barreras de la Academia recibiendo varias nominaciones a los Oscar.

– 100 –

Wonder Woman

Patty Jenkins. Estados Unidos, 2017.

Es imprescindible porque traslada a la gran pantalla el ícono más grande del feminismo de una forma amena, divertida y llena de matices, además de haber logrado en su estreno ser la película sobre los orígenes de un superhéroe más taquillera de la historia.

– 101 –

Zama

Lucrecia Martel. Argentina, 2017.

Es imprescindible porque Martel muestra gracias a bellísimas secuencias el lado más tedioso y burocrático de la conquista de América, lejos de todo heroicismo y grandilocuencia.

– 102 –

Cafarnaúm

Nadine Labaki. Líbano, 2018.

Es imprescindible por ser un puñetazo a la cruda realidad de muchos niños y niñas del mundo.

– 103 –

Carmen y Lola

Arantxa Echevarría. España, 2018.

Es imprescindible por haber llevado por primera vez en el cine español la historia de amor entre dos gitanas, que deciden apostar por su relación pese al disgusto y posterior negativa de sus familias. Una película que le valió el Goya a Mejor Dirección Novel a Arantxa Echevarría, que optó por un casting amateur y de etnia gitana.

– 104 –

High life

Claire Denis. Francia, 2018.

Es imprescindible por sus imágenes, que pueden mostrar belleza e incomodar a la misma vez. La película de ciencia ficción más onírica desde Solaris.

– 105 –

La portuguesa

Rita Azevedo Gomes. Portugal, 2018.

Es imprescindible por narrar un relato feminista de época a través de una poderosa puesta en escena donde destacan luz y profundidad.

– 106 –

Lazzaro feliz

Alice Rohrwacher. Italia, 2018.

Es imprescindible por resultar la mariposa en medio de la tormenta, una rareza mágica firmada por la entregada Alice Rohrwacher.

– 107 –

Little Joe

Jessica Hausner. Austria, 2018.

Es imprescindible porque al confrontar a la protagonista con un dilema ético consigue que nos sintamos incómodos con nuestro hedonismo.

– 108 –

¿Podrás perdonarme algún día?

Marielle Heller. Estados Unidos, 2018.

Es imprescindible por su magnífico guion y sus actores en estado de gracia; aquel que diga lo mala actriz que es Melissa McCarthy debería ver esta película.

– 109 –

RBG

Julie Cohen y Betsy West. Estados Unidos, 2018.

Es imprescindible porque logra sintetizar uno de los legados más importantes de la historia de Estados Unidos: el de una mujer, Ruth Bader Ginsburg, que supo vencer todo tipo de adversidades para culminar no solo sus estudios en abogacía y magistratura en una época difícil para las mujeres, sino también conseguir cambios de calado en derechos civiles.

– 110 –

Touch me not

Adina Pintilie. Rumanía, 2018.

Es imprescindible porque esta ganadora del Oso de Oro en Berlín es una propuesta valiente y atrevida sobre la liberación de tabúes a través de la sexualidad.

– 111 –

Honeyland

Tamara Kotevska y Ljubomir Stefanov. Macedonia del Norte, 2019.

Es imprescindible porque a través de una apicultora macedonia vemos el final de una forma de vida directamente relacionada con el futuro de nuestro planeta.

– 112 –

Hope

Maria Sodahl. Noruega, 2019.

Es imprescindible porque la directora narra de manera nada autocomplaciente su propia experiencia con un cáncer terminal que acabó curándose.

– 113 –

My Mexican Bretzel

Núria Giménez Lorang. España, 2019.

Es imprescindible porque su directora consigue crear un film polimórfico que acaba siendo una historia difícilmente clasificable que nada perfectamente entre realidad y ficción.

– 114 –

Retrato de una mujer en llamas

Céline Sciamma. Francia, 2019.

Es imprescindible porque explica una historia de amor dejándonos cautivar por el proceso creativo de una pintora, en lo que debe ser la aproximación más real de una artista con su obra.

– 115 –

Superempollonas

Olivia Wilde. Estados Unidos, 2019.

Es imprescindible porque da el protagonismo a dos adolescentes empollonas y frikis (hasta ahora como mucho podían optar a ser personajes secundarios), que deciden dar rienda suelta a su versión más alocada y salir de fiesta el último día de instituto. Una road trip nocturna reveladora gracias a sus múltiples capas de un retrato mucho más fiel del mundo adolescente de lo que estamos acostumbrados.

– 116 –

System Crasher

Nora Fingscheidt. Alemania, 2019.

Es imprescindible por ser una de las películas alemanas más interesantes de la actualidad además de ser la primera película de ficción de la directora.

– 117 –

The assistant

Kitty Green. Estados Unidos, 2019.

Es imprescindible por tratar acerca de la estructuralización del machismo en el cine tan sólo desde una oficina.

– 118 –

El agente topo

Maite Alberdi. Chile, 2020.

Es imprescindible por ser uno de los mejores y más tiernos retratos sobre la vida en las residencias de ancianos.

– 119 –

First Cow

Kelly Reichardt. Estados Unidos, 2020.

Es imprescindible por mostrar la improbable amistad entre un cocinero y un fugitivo chino en el Oeste americano, amenizado con contadas dosis de humor, un paisaje aún asilvestrado y la primera vaca en llegar al estado de Oregón.

– 120 –

Las niñas

Pilar Palomero. España, 2020.

Es imprescindible porque su directora se alzó con el Goya a Mejor Película, un hito que solo han conseguido Iciar Bollain, Isabel Coixet y, ahora, Pilar Palomero.

– 121 –

Nomadland

Chloé Zhao. Estados Unidos, 2020.

Es imprescindible porque muestra sin artificios el reverso del nomadismo como consecuencia de una crisis capitalista voraz y por haber sido premiada con tres premios Oscar, entre ellos el de Mejor Dirección para Chloe Zhao, segunda mujer de toda la historia en ganarlo.

– 122 –

Nunca, casi nunca, a veces, siempre

Eliza Hittman. Estados Unidos, 2020.

Es imprescindible por mostrar la dolorosa soledad de una adolescente que decide abortar y transmitir la vulnerabilidad que pueden sentir las mujeres en su situación, a partir de una puesta en escena naturalista y silenciosa.

– 123 –

Quo vadis, Aida?

Jasmila Zbanic. Bosnia y Herzegovina, 2020.

Es imprescindible porque culmina la valiente exploración de su directora por los horrores de la guerra de los Balcanes, un terrorífico conflicto extremadamente cercano en tiempo y espacio y no lo suficientemente mostrado en el cine.

– 124 –

Sin señas particulares

Fernanda Valadez. México, 2020.

Es imprescindible por ser un desgarrador retrato de los conflictos fronterizos entre México y Estados Unidos que no da tregua ni a los personajes ni al espectador.

– 125 –

Una joven prometedora

Emerald Fennell. Reino Unido, 2020.

Es imprescindible porque Fennell ha creado un futuro (o ya) clásico feminista y porque obtuvo el merecido Óscar a Mejor Guion Original.

Bonus track: Matrix

Las hermanas Wachowski. Estados Unidos, 1999.

Es imprescindible porque revolucionó de una manera tan brutal la ciencia ficción y los efectos especiales que su influencia llega todavía a nuestros días.

Industrias del Cine
Acerca de Industrias del Cine 139 Articles
‘Industrias del Cine’ es un medio especializado en cine con la voluntad de reivindicar el oficio de cineasta. Entrevistamos a los protagonistas del mundo cinéfilo, analizamos taquillas, dedicamos reportajes al funcionamiento de las diferentes ramas de la industria, revisamos grandes y pequeñas historias del cine y cubrimos la actualidad más destacada de los festivales y premios. Este es, también, un espacio en el que compartir y aprender sobre lo que desde pequeños tanto nos ha entusiasmado y emocionado: el cine.

7 Comments

  1. Una errata la primera película:dicen:”de hecho se le considera la primera persona en dirigir una persona de ficción”.debe decir:”de hecho se le considera la primera persona en dirigir una película de ficción.”

  2. Es imprescindible por su necesidad de mostrar la rebeldia, el inconformismo social, la lucha obrera y el desalentador futuro de las nuevas generaciones, pilares del Free Cinema ingles. Es imprescindible por ser ejemplo paradigmatico de cine politico comprometido, como buena parte de la filmografia de su director, Costa-Gavras.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*