El cine español en 125 películas imprescindibles

En el año del 125 aniversario del nacimiento del cinematógrafo, ‘Industrias del Cine’ recomienda 125 películas imprescindibles de la historia del cine español.

Hoy se cumplen tres meses de la celebración del 125 aniversario del nacimiento del cine. El 28 de diciembre de 1895 tuvo lugar en el Salon Indien del Gran Café del número 14 del Boulevard des Capucines de París la primera proyección pública de cine. Unas treinta personas asistieron al estreno del invento con el que los hermanos Auguste y Louis Lumière cambiaron la historia de la humanidad.

La historiografía ha situado en 1896 la primera filmación de una película en España por un realizador español. Se trata del aragonés Eduardo Jimeno y su Salida de misa de doce del Pilar de Zaragoza, una vista de una minuto y en plano fijo de los feligreses saliendo de la basílica del Pilar, muy del estilo de las primeras filmaciones de los Lumière.

Estudios recientes ponen en duda la datación de esta película, que podría ser algunos años posteriores, aunque siempre anterior a 1900. Queda claro igualmente que, de no ser el primero, el zaragozano Eduardo Jimeno puede considerarse junto al barcelonés Fructuós Gelabert uno de los pioneros de nuestro cine.

Para celebrar los 125 primeros años del cine, el equipo de Industrias del Cine ha elegido mediante votaciones 125 películas representativas del cine español, filmes que han marcado nuestra cinematografía, que han viajado por el mundo, han ganado premios, han sido populares y han reventado taquillas, joyas hoy olvidadas y películas que inspiraron movimientos, marcaron tendencias y crearon escuela.

Tres meses con 125 películas imprescindibles de la historia del cine mundial volvemos a hacer un repaso a la historia del cine. El segundo de los cinco que publicaremos en los próximos meses.

¡Larga vida al cine!

– 1 –

Riña en un café

Fructuós Gelabert, 1897. 

Es imprescindible porque es la primera película española con argumento, ya que hasta entonces las filmaciones eran de tipo documental costumbrista.

– 2 –

El hotel eléctrico

Segundo de Chomón, 1908.

Es imprescindible porque, aunque se rodara en Francia, muestra el innovador talento del director turolense, pionero de los efectos especiales reconocido en todo el mundo.

– 3 –

El misterio de la Puerta del Sol

Francisco Elías, 1930.

Es imprescindible por ser el primer largometraje parcialmente sonoro de la historia del cine español.

– 4 –

La aldea maldita

Florián Rey, 1930.

Es imprescindible porque en sus dos versiones es de las pocas miradas vividas de la España rural de principios de siglo XX.

– 5 –

Las Hurdes (Tierra sin pan)

Luis Buñuel, 1933.

Es imprescindible por ser una película que transita entre el documental y la ficción, el documento etnográfico y el surrealismo que provocan unas imágenes entre la belleza y la atrocidad. El primer suspiro de un genio, Luis Buñuel.

– 6 –

La verbena de la Paloma

Benito Perojo, 1935.

Es imprescindible porque fue un éxito de taquilla asentando en el imaginario colectivo el casticismo de la zarzuela original.

– 7 –

La torre de los siete jorobados

Edgar Neville, 1944.

Es imprescindible por ser una gran historia costumbrista en medio de una historia de género fantástico y ser fiel heredera del expresionismo alemán.

– 8 –

Garbancito de la mancha

José María Blay y Arturo Moreno, 1945.

Es imprescindible por tratarse del primer largometraje de animación filmado en Europa.

– 9 –

Nada

Edgar Neville, 1947.

Es imprescindible porque el personaje interpretado por Conchita Montes es una mujer que lucha por su independencia y haría de Nada un drama incómodo para la España franquista.

– 10 –

Vida en sombras

Llorenç Llobet-Gràcia, 1948.

Es imprescindible al tratarse de la única película de su director, una obra de una modernidad visual y narrativa asombrosa, que pone de manifiesto no solo el amor de su autor por el cine sino la fascinación por el poder de la imagen.

– 11 –

Un hombre va por el camino

Manuel Mur Oti, 1949.

Es imprescindible porque da inicio a la particular tetralogía rural de su autor que mira la tierra a través del arquetipo femenino.

– 12 –

Surcos

José Antonio Nieves Conde, 1951.

Es imprescindible porque consiguió la distinción de ‘Interés Nacional’ tensando los límites de lo decible en una España asolada por el éxodo rural y la propia dictadura.

– 13 –

Bienvenido, Mr. Marshall

Luis García Berlanga, 1953.

Es imprescindible porque tirando de ironía y humor disecciona la sociedad de la época. La canción de bienvenida a los americanos ya forma parte de la banda sonora de nuestro país.

– 14 –

Marcelino, pan y vino

Ladislao Vajda, 1954.

Es imprescindible porque, mensaje religioso al margen, retrata como pocas la inocencia infantil con una ternura entrañable.

– 15 –

Muerte de un ciclista

Juan Antonio Bardem, 1955.

Es imprescindible por conseguir una expansión y acogida internacional de una cinta española inimaginable en mitad de los años 50. Una película sobre el adulterio, la culpabilidad y la muerte.

– 16 –

Calle Mayor

Juan Antonio Bardem, 1956.

Es imprescindible por ser fiel retrato de la España provinciana de los años 50, triste e hipócrita a partes iguales.

– 17 –

El último cuplé

Juan de Orduña, 1957.

Es imprescindible porque consagró a Sara Montiel y con ella dio inicio al Star System patrio.

– 18 –

El cebo

Ladislao Vajda, 1958.

Es imprescindible por ser cine negro a plena luz del día en una España en plena letargia franquista.

– 19 –

El pisito

Marco Ferrari e Isidoro M. Ferry, 1959.

Es imprescindible porque además de ser realista, crítica, absurda, y retrato de un problema social que aún perdura, está impecablemente realizada.

– 20 –

Plácido

Luis García Berlanga, 1961.

Es imprescindible por ser la enésima feroz crítica social del dueto Berlanga-Azcona disfrazada de comedia. En esta ocasión, el punto de mira está en la caridad artificiosa y la usura de los poderosos. Un film que la censura no permitió titular Siente un pobre a su mesa.

– 21 –

Viridiana

Luis Buñuel, 1961.

Es imprescindible por ser la primera y única película española en ganar la prestigiosa Palma de Oro de Cannes.

– 22 –

Atraco a las tres

José María Forqué, 1962.

Es imprescindible por la simpatía y humanidad con la que trata su prolífico director a unos desgraciados personajes herederos de la tradición picaresca. Entretenimiento para disfrazar crítica social.

– 23 –

Tómbola

Luis Lucía, 1962.

Es imprescindible porque Marisol era una estrella y Pepa Flores lo sigue siendo. Y además, ¿quién no ha cantado eso de “la vida es una tómbola tom tom tómbola…”?

– 24 –

El verdugo

Luis García Berlanga, 1963.

Es imprescindible por cómo Berlanga supo convencer a la censura franquista de que su película no iba en contra de la pena de muerte por ser, quizás, la mejor comedia española de la historia.

– 25 –

Los Tarantos

Francisco Rovira Beleta, 1963.

Es imprescindible porque este drama flamenco nominado al Oscar seguía la estela de West Side Story, adaptando la historia de Romeo y Julieta al enfrentamiento entre dos familias gitanas y rivales del barrio del Somorrostro barcelonés.

– 26 –

El extraño viaje

Fernando Fernán Gómez, 1964.

Es imprescindible porque demuestra que un fracaso en tu época puede convertirse en una película de culto décadas después.

– 27 –

La niña de luto

Manuel Summers, 1964.

Es imprescindible por mostrar el deseo de una joven por casarse con su prometido y la desdicha que genera en los enamorados los continuos lutos que han de guardar por la muerte de familiares y que postergan el enlace indefinidamente.

– 28 –

La tía Tula

Miguel Picazo, 1964.

Es imprescindible por adaptar a tiempos del franquismo la obra de Unamuno que retrata con honores la independencia de las “tías solteronas” en una tradicional ciudad de provincias.

– 29 –

Campanadas a medianoche

Orson Welles, 1965.

Es imprescindible por tratarse de la tercera y última adaptación de Shakespeare realizada por Welles, un cineasta universal que  convirtió diferentes localizaciones de España en la Inglaterra del Siglo XV gracias al empeño del productor Emiliano Piedra.

– 30 –

La caza

Carlos Saura, 1966.

Es imprescindible porque la metáfora de Saura constataba lo que sería el Nuevo Cine Español.

– 31 –

La ciudad no es para mí

Pedro Lazaga, 1966.

Es imprescindible porque Paco Martínez Soria es parte fundamental de nuestro cine y su personaje un icono de nuestra cultura popular.

– 32 –

Noche de vino tinto

José María Nunes, 1966.

Es imprescindible por ser obra de un intrépido cineasta, siempre a contracorriente de modas y convenciones, además de ser actualmente un film y un autor icónico para el cineclubismo.

– 33 –

Nueve cartas a Berta

Basilio Martín Patino, 1966.

Es imprescindible porque es la ópera prima de Martín Patino, reflexión autobiográfica del desencanto de las generaciones de posguerra.

– 34 –

Dante no es únicamente severo

Jacinto Esteva y Joaquim Jordà, 1967.

Es imprescindible por tratarse de la obra-manifiesto de la Escuela de Barcelona.

– 35 –

La piel quemada

Josep Maria Forn, 1967.

Es imprescindible por mostrar de una manera natural la llegada de andaluces a Cataluña en busca de una vida mejor, rodeando la historia central con escenas y diálogos acerca de ilusiones, prejuicios y recelos que sorprendentemente siguen hoy de actualidad.

– 36 –

Sor Citroën

Pedro Lazaga, 1967.

Es imprescindible porque Pedro Lazaga dirige a una magnífica Gracita Morales en una de las imprescindibles comedias ligeras que alegraban la dura vida de los españoles en plena dictadura.

– 37 –

No desearás al vecino del quinto

Ramón Fernández, 1970.

Es imprescindible por ser la película española más vista, por número de espectadores, durante más de 30 años.

– 38 –

Tristana

Luis Buñuel, 1970.

Es imprescindible por tratarse de la última película de Buñuel filmada en España y ser una muestra más del irreverente humor, polémico y perturbador del director de Calanda, en una historia de obsesión morbosa de un anciano hacia su joven protegida.

– 39 –

Vampir – Cuadecuc

Pere Portabella, 1970.

Es imprescindible porque experimenta a partir del rodaje de una película convencional, creando así un relato totalmente nuevo y diferente.

– 40 –

La noche de Walpurgis

León Klimovsky, 1971.

Es imprescindible como exponente del fantaterror español, de gran éxito internacional, personificado en la figura de Paul Naschy, una de las leyendas de nuestra cinematografía.

– 41 –

La cabina

Antonio Mercero, 1972.

Es imprescindible porque al ganar un premio Emmy supuso un espaldarazo al “nuevo cine” y porque condensa en treinta minutos toda la angustia del ciudadano anónimo.

– 42 –

Mi querida señorita

Jaime de Armiñán, 1972.

Es imprescindible porque aún en pleno franquisimo su director contó la historia de una mujer que se afeita la barba cada día, una cinta que va más allá del sentirse atrapado en tu propio cuerpo sino que indaga en la búsqueda de la propia identidad en tiempos de yugos y servidumbres.

– 43 –

El espíritu de la colmena

Víctor Erice, 1973.

Es imprescindible por ser la ópera prima de su director, una figura central de nuestro cine a pesar de su escasa obra, y por mostrar la  llegada del cine a un pueblo y la fascinación que provoca en una niña la proyección de El doctor Frankenstein.

– 44 –

La prima Angélica

Carlos Saura, 1973.

Es imprescindible por ser una de tantas obras maestras como Cría cuervos, Mamá cumple cien añosDeprisa, deprisa nacidas del binomio formado entre el director Carlos Saura y el productor Elías Querejeta.

– 45 –

Furtivos

José Luis Borau, 1975.

Es imprescindible por mostrar la parte más cruda y terrible de la España rural, con una madre, Lola Gaos, áspera y atroz castradora de su hijo, Ovidi Montllor.

– 46 –

El desencanto

Jaime Chávarri, 1976.

Es imprescindible porque este documental muestra la desintegración de una familia perteneciente a una posición social privilegiada.

– 47 –

¿Quién puede matar a un niño?

Chicho Ibáñez Serrador, 1976.

Es imprescindible por ser obra del maestro del suspense de nuestro cine y televisión, por su modernidad que aún hoy sorprende y por ser una de las películas favoritas de Quentin Tarantino.

– 48 –

Bilbao

Bigas Luna, 1978.

Es imprescindible a razón de su turbadora puesta en escena, que muestra los inicios de uno de los directores más populares del cine español: Bigas Luna.

– 49 –

La escopeta nacional

Luis García Berlanga, 1978.

Es imprescindible porque el tándem Berlanga-Azcona supo retratar mejor que nadie los estertores del franquismo cuando el país se dirigía ya hacia la democracia.

– 50 –

Ocaña, retrato intermitente.

Ventura Pons, 1978.

Es imprescindible por retratar a un personaje icónico de una Barcelona que hace mucho tiempo dejó de existir.

– 51 –

7 días de enero

Juan Antonio Bardem, 1979.

Es imprescindible por explicar desde el punto de vista de la ultraderecha heredera del franquismo la matanza del despacho de abogados laboralistas de Atocha, uno de los episodios más negros de la Transición, y representarla con algunos de los supervivientes interpretándose a ellos mismos.

– 52 –

Arrebato

Iván Zulueta, 1979.

Es imprescindible por ser la película española que mejor muestra el turbulento poder vampirizador de las imágenes.

– 53 –

Los bingueros

Mariano Ozores, 1979.

Es imprescindible por ser el máximo exponente del cine zafio y casposo que tanto éxito tuvo en la transición.

– 54 –

Operación Ogro

Gillo Pontecorvo, 1979.

Es imprescindible por mostrar con un realismo casi documental el atentado de ETA contra Carrero Blanco en 1973.

– 55 –

El crimen de Cuenca

Pilar Miró, 1980.

Es imprescindible porque ya en plena Transición dejó constancia del poder de la administración postfranquista para censurar la libertad de expresión.

– 56 –

El crack

José Luis Garci, 1981.

Es imprescindible por demostrar que el género policíaco clásico también se podía rodar en España de manera excepcional.

– 57 –

Función de noche

Josefina Molina, 1981.

Es imprescindible por ser un documental que profundiza en la separación de dos de los actores españoles más famosos del momento, Lola Herrera y Daniel Dicenta, y ser obra de una directora pionera y fundamental en cine, televisión y teatro.

– 58 –

Volver a empezar

José Luis Garci, 1982.

Es imprescindible por como un joven director supo reproducir la nostalgia en el otoño de la vida y por ser la primera película española ganadora del Oscar.

– 59 –

El pico

Eloy de la Iglesia, 1983.

Es imprescindible como exponente del cine quinqui y ser obra de un director polémico e irrepetible.

– 60 –

El sur

Víctor Erice, 1983.

Es imprescindible porque en lo inacabado de la obra yace la belleza de un drama rural, el de gran parte de los vencidos de la Guerra Civil española.

– 61 –

Los santos inocentes

Mario Camus, 1984.

Es imprescindible por retratar la vida rural de la España franquista de una manera brutal, directa, amarga y despiadada. Además, llevó a sus protagonistas Paco Rabal y Alfredo Landa a compartir el premio a mejor interpretación masculina en el Festival de Cannes.

– 62 –

El viaje a ninguna parte

Fernando Fernán Gómez, 1986.

Es imprescindible por ser la primera gran ganadora en los Premios Goya, y por mostrar la realidad de los famosos “comediantes”.

– 63 –

Mujeres al borde de un ataque de nervios

Pedro Almodóvar, 1988.

Es imprescindible por ser la frenética película que catapultó a la fama internacional a Pedro Almodóvar. Sin olvidar que fue nominada al Óscar a Mejor Película en Lengua Extranjera.

– 64 –

Amanece, que no es poco

José Luis Cuerda, 1989.

Es imprescindible por ser una obra de culto del humor absurdo en la comedia española y porque se ha convertido en un clásico gracias a una legión de fans que se saben los diálogos de memoria, algo que no sería posible si cada plano y cada línea de guion no fueran memorables.

– 65 –

¡Ay, Carmela!

Carlos Saura, 1990.

Es imprescindible por darnos al mudo más dulce de nuestra cinematografía y darle a Pajares un rol opuesto al que todo espectador le asociaba. 

– 66 –

Alas de mariposa

Juanma Bajo Ulloa, 1991.

Es imprescindible por esa mirada final del personaje de Tito Valverde, capaz de romper cualquier corazón.

– 67 –

Amantes

Vicente Aranda, 1991.

Es imprescindible por el espectacular triángulo sentimental que forman Victoria Abril, Jorge Sanz y Maribel Verdú, un cóctel de pasión, erotismo y violencia.

– 68 –

Belle époque

Fernando Trueba, 1992.

Es imprescindible por darnos uno de los mejores repartos corales de nuestro cine, sin obviar que gracias a Dios, perdón, Billy Wilder, Trueba trajo para España un inesperado Oscar.

– 69 –

Jamón, jamón

Bigas Luna, 1992.

Es imprescindible porque a través de sus icónicos fotogramas conocimos a Penélope Cruz y Javier Bardem, los dos únicos intérpretes españoles ganadores del Oscar que aquí rezumaban sensualidad, deseo y olor a tortilla de patatas.

– 70 –

Vacas

Julio Medem, 1992.

Es imprescindible porque acompaña un drama rural de endogamia y aislamiento con poderosos efectos visuales, inusualmente bien trabado para ser una ópera prima.

– 71 –

El día de la bestia

Álex de la Iglesia, 1995.

Es imprescindible porque resulta un valiente y crucial ejercicio de personalidad por parte de su director, Álex de la Iglesia, que en el futuro nos seguiría demostrando sus dotes como uno de los personajes más relevantes del cine made in Spain.

– 72 –

Hola, ¿estás sola?

Icíar Bollaín, 1995.

Es imprescindible por poseer la preciada cualidad de la naturalidad y la frescura de las mejores óperas primas con unas magníficas Candela Peña y Silke.

– 73 –

Tesis

Alejandro Amenábar, 1996.

Es imprescindible porque con pocos medios y apenas tres personajes se pudo montar un fantástico thriller que llevó a la fama a su director.

– 74 –

Abre los ojos

Alejandro Amenábar, 1997.

Es imprescindible por tener uno de los argumentos más originales no solo de nuestro cine, sino del cine reciente, hecho que llamó la atención de Hollywood que produjo un famosísimo remake protagonizado por Tom Cruise, Cameron Diaz y Penélope Cruz.

– 75 –

La buena estrella

Ricardo Franco, 1997.

Es imprescindible porque retrata el dolor desde el punto de vista más humano, porque es desgarradora y tierna a la vez, y porque la música de Eva Gancedo está a otro nivel.

– 76 –

Martin (Hache)

Adolfo Aristarain, 1997.

Es imprescindible porque nos invita a “follarnos las mentes”. El mejor guion de los años 90.

– 77 –

Secretos del corazón

Montxo Armendáriz, 1997.

Es imprescindible por mostrar una sensibilidad extrema y arrolladora en el descubrimiento hecho por un niño de los misterios de la vida y porque siempre es necesario reivindicar a su director, el gran Montxo Armendáriz.

– 78 –

Tren de sombras

 José Luis Guerín, 1997.

Es imprescindible porque teje un canto de amor al cine a través de la capacidad de éste para registrar el tiempo.

– 79 –

Barrio

Fernando León de Aranoa, 1998.

Es imprescindible por ser la mejor coming-of-age que se ha rodado en nuestro país, además de ser un brillante exponente del cine social rodado en los noventa.

– 80 –

El milagro de P. Tinto

Javier Fesser, 1998.

Es imprescindible por descubrirnos a Fesser y su particular mundo, uno de los cineastas más originales que tenemos.

– 81 –

La niña de tus ojos

Fernando Trueba, 1998.

Es imprescindible porque Trueba consiguió hacer un bello homenaje al pasado de nuestro cine y porque confirmó que Penélope Cruz no era solo una actriz, era también una estrella.

– 82 –

Los amantes del círculo polar

Julio Medem, 1998.

Es imprescindible porque es una historia de amour fou atemporal a pesar de retratar la estética de finales del siglo XX.

– 83 –

Torrente, el brazo tonto de la ley

Santiago Segura, 1998.

Es imprescindible por darnos a conocer a un personaje icónico de nuestro cine, amado y odiado por partes iguales.

– 84 –

La lengua de la mariposas

José Luis Cuerda, 1999.

Es imprescindible porque nos evoca una forma de enseñar naturalista, fresca y más humana, con un profesor inolvidable, ese Fernando Fernán Gómez eterno, incansable y fiel a sus convicciones a pesar de la represión franquista que tuvo que sufrir, y por mantener la esperanza en las generaciones venideras.

– 85 –

Solas

Benito Zambrano, 1999.

Es imprescindible por mostrar la crudeza de la soledad en personajes que se necesitan, de almas perdidas que ahogan el dolor en alcohol y lágrimas y, como a pesar de todo, la humana solidaridad se abre camino en sus vidas.

– 86 –

Todo sobre mi madre

Pedro Almodóvar, 1999.

Es imprescindible porque es la depuración absoluta del estilo Almodóvar y suponer la consolidación internacional del manchego.

– 87 –

El bola

Achero Mañas, 2000.

Es imprescindible por poner en la agenda pública un tema tabú, el del maltrato infantil.

– 88 –

La comunidad

Álex de la Iglesia, 2000.

Es imprescindible por mezclar tan bien el humor de Ibáñez con el cine de Berlanga, creando un cine con identidad propia.

– 89 –

Juana la Loca

Vicente Aranda, 2001.

Es imprescindible porque retrata uno de los episodios más controvertidos de la monarquía española con una espectacular interpretación a cargo de Pilar López de Ayala. El romance enfermizo de Juana la Loca y Felipe el Hermoso puso en jaque el futuro de la dinastía de los Reyes Católicos y marcó una de las biografías más polémicas de la historia.

– 90 –

Los otros

Alejandro Amenábar, 2001.

Es imprescindible porque cuenta una historia de gran pulsión narrativa que te cautiva tanto con sus luces y como con sus sombras. Logró aunar tanto crítica como público, convirtiéndose en un éxito de taquilla en España y en todo el mundo, recaudando más de 200 millones de dólares.

– 91 –

El otro lado de la cama

Emilio Martínez-Lázaro, 2002.

Es imprescindible por revitalizar el musical, un género que ya dábamos por muerto en nuestro país.

– 92 –

Hable con ella

Pedro Almodóvar, 2002.

Es imprescindible porque, además de ser probablemente la mejor película española de lo que llevamos de Siglo XXI, consiguió el Oscar al mejor guion original y una nominación como mejor dirección, la primera y única para un director español.

– 93 –

Los lunes al sol

Fernando León de Aranoa, 2002.

Es imprescindible por ser un retrato costumbrista de la Galicia obrera, la tocada por las crisis y el infortunio. Un conmovedor film de grandes intérpretes como Javier Bardem y Luis Tosar.

– 94 –

En la ciudad

Cesc Gay, 2003.

Es imprescindible por mostrarnos las tribulaciones sentimentales de unos urbanitas viviendo una vida que, años después, seguramente la crisis devastaría.

– 95 –

Mi vida sin mí

Isabel Coixet, 2003.

Es imprescindible porque Isabel Coixet hizo brotar poesía desde el dolor de una despedida sin retorno.

– 96 –

Te doy mis ojos

Icíar Bollaín, 2003.

Es imprescindible por la valiente decisión de su directora por mostrar la violencia de género como un injustificable y estremecedor maltrato y porque pocas películas merecen tanto la etiqueta de necesarias.

– 97 –

Mar adentro

Alejandro Amenábar, 2004.

Es imprescindible por ser la última película española en ganar el Oscar, además de ser la más premiada en los Goya. Con la reciente aprobación de la Ley de Eutanasia, la lucha de Ramón Sampedro y el debate posterior a su muerte ha llegado a dar frutos. 

– 98 –

AzulOscuroCasiNegro

Daniel Sánchez Arévalo, 2006.

Es imprescindible porque fue un soplo de aire fresco en el cine de autor de su década, una película generacional que combinaba cine social, humor, juventud y talento, descubriendo no solo a su director si no a tres intérpretes fundamentales en los años venideros como Quim Gutiérrez, Raúl Arévalo y Antonio de la Torre.

– 99 –

El laberinto del fauno

Guillermo del Toro, 2006.

Es imprescindible por la fantástica mezcla entre fábula y la cruel realidad de la Guerra Civil y ser la película rodada en castellano más alabada y premiada en los Oscar.

– 100 –

Honor de cavalleria

Albert Serra, 2006.

Es imprescindible por descubrirnos el singular talento de su creador, una figura única en nuestro cine y una presencia constante en el Festival de Cannes.

– 101 –

Volver

Pedro Almodóvar, 2006.

Es imprescindible porque ha acabado siendo una de las mejores obras del maestro Almodóvar. Una cinta primorosa de grandes actrices y gratas sorpresas.

– 102 –

El orfanato

J. A. Bayona, 2007.

Es imprescindible a causa de su apabullante atmósfera de suspense. Un film redondo siendo ópera prima con una magnífica Belén Rueda casi desconocida en la gran pantalla.

– 103 –

La soledad

Jaime Rosales, 2007.

Es imprescindible por ser la más inesperada ganadora del Goya y por el devastador punto de giro que vuelca 180 grados la película.

– 104 –

Los cronocrímenes

Nacho Vigalondo, 2007.

Es imprescindible por introducir el género de los viajes en el tiempo, algo insólito en nuestra cinematografía

– 105 –

[·REC]

Jaume Balagueró y Paco Plaza, 2007.

Es imprescindible por su recurso de cámara en mano, la creación de la terrorífica Niña de Medeiros y por algo tan simple como que… da mucho miedo.

– 106 –

Celda 211

Daniel Monzón, 2009.

Es imprescindible porque si no es el mejor thriller carcelario de la historia, poco le falta.

– 107 –

Chico y Rita

Fernando Trueba, Javier Mariscal y Tono Errando, 2010.

Es imprescindible por ser la primera película animada española en ser nominada a los Oscar

– 108 –

Pa negre

Agustí Villaronga, 2010.

Es imprescindible porque marcó un antes y un después en la cinematografía catalana, convirtiéndose en un fenómeno que dio el salto al resto de España. Una cruda historia sobre las tragedias familiares en un pueblo que sufre la barbarie de la Guerra Civil española.

– 109 –

Arrugas

Ignacio Ferreras, 2011.

Es imprescindible porque destila amor y delicadeza por nuestros mayores, retratando una triste realidad que se vive en las residencias (así como en el resto de hogares) como es el deterioro de la memoria causado por la enfermedad del Alzheimer.

– 110 –

Blancanieves

Pablo Berger, 2012.

Es imprescindible por explicarnos un cuento mil veces filmado como nunca antes nos lo habían contado.

– 111 –

Lo imposible

J. A. Bayona, 2012.

Es imprescindible por demostrar que en España se podían hacer películas técnicamente perfectas y espectaculares y dar el espaldarazo definitivo a nivel mundial de su director.

– 112 –

10.000 km

Carlos Marqués-Marcet, 2014.

Es imprescindible debido al uso de la tecnología en la narración y por actualizar las historias románticas en la era digital.

– 113 –

La isla mínima

Alberto Rodríguez, 2014.

Es imprescindible por ser un visualmente prodigioso noir y aproximarse de manera delicada a un hecho real que estremeció a la sociedad española.

– 114 –

Loreak

Jon Garaño y José Mari Goenaga, 2014.

Es imprescindible porque puso el foco en el nuevo cine vasco, que tantas buenas películas nos ha dado en tan poco tiempo.

– 115 –

Magical Girl

Carlos Vermut, 2014.

Es imprescindible porque combina un buen guion con una estética sorprendente, una realización impecable y unos actores en estado de gracia. Y porque es lo mejor que se había visto en su década; no lo decimos nosotros, lo dijo Almodóvar.

– 116 –

Ocho apellidos vascos

Emilio Martínez-Lázaro, 2014.

Es imprescindible por ser la película española más taquillera y la más vista, un fenómeno de masas que recaudó más de 56 millones de euros.

– 117 –

La novia

Paula Ortiz, 2015.

Es imprescindible porque revive el poema trágico de Bodas de Sangre perpetuando el legado mágico de Lorca.

– 118 –

Estiu 1993

Carla Simón, 2017.

Es imprescindible por su extrema delicadeza, que ilumina la historia real de la niñez de la propia directora, recreando una historia familiar basada en hechos reales con tanta fuerza y autenticidad que, tras su visionado, sientes haber compartido una experiencia vital con sus personajes. Además, con el toque de magia que aportan las interpretaciones de las pequeñas actrices.

– 119 –

Campeones

Javier Fesser, 2018.

Es imprescindible porque da el protagonismo a personas con todo tipo de discapacidades sin paternalismos ni condescendencias, mostrando que todas las personas pueden ser campeonas si luchan en equipo y se esfuerzan por mejorar cada día. Y siempre, con sentido del humor.

 – 120 –

Carmen y Lola

Arantxa Echevarría, 2018.

Es imprescindible por ambientar una historia de amor homosexual entre dos mujeres gitanas en un espacio conservador, retrógrado y asfixiante.

– 121 –

El Reino

Rodrigo Sorogoyen, 2018.

Es imprescindible porque es uno de los thrillers más descarnados sobre la corrupción política española, retratándola con una historia a un ritmo endiablado.

– 122 –

Entre dos aguas

Isaki Lacuesta, 2018.

Es imprescindible porque su director recupera doce años después a unos personajes que conocimos siendo niños en La leyenda del tiempo, en un ejercicio que transita entre el documental y la ficción y que muestra el talento de su director, ganador de dos Conchas de Oro.

– 123 –

Klaus

Sergio Pablos, 2019.

Es imprescindible porque logra transmitir la magia de la Navidad desde la perspectiva pesimista que a menudo envuelve el mundo. Además, se convirtió en la segunda película española nominada al Oscar en la categoría de animación, demostrando que la animación española se podía codear con las mejores del mundo.

– 124 –

O que arde

Oliver Laxe, 2019.

Es imprescindible porque es capaz de transmitir el sentir de un bosque en su más triste momento, calcinándose, e interpelar al espectador para que empatice con las consecuencias que sufre el individuo que lo ha causado.

– 125 –

El año del descubrimiento

Luis López Carrasco, 2020.

Es imprescindible por su singular montaje en pantalla partida, así como por confundirnos con virtuosismo entre realidad y ficción y pasado y presente.

– FIN –

Industrias del Cine
Acerca de Industrias del Cine 132 Articles
‘Industrias del Cine’ es un medio especializado en cine con la voluntad de reivindicar el oficio de cineasta. Entrevistamos a los protagonistas del mundo cinéfilo, analizamos taquillas, dedicamos reportajes al funcionamiento de las diferentes ramas de la industria, revisamos grandes y pequeñas historias del cine y cubrimos la actualidad más destacada de los festivales y premios. Este es, también, un espacio en el que compartir y aprender sobre lo que desde pequeños tanto nos ha entusiasmado y emocionado: el cine.

1 Trackback / Pingback

  1. ‘Abre los ojos’, la vida es sueño - Industrias del Cine

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*