POL CORTECANS: “Lo que escribes es de todos pero siempre hay que luchar por lo tuyo”

Pol Cortecans es exalumno de ESCAC y guionista de televisión (por el momento). Ha trabajado en Cites, Sé quién eres y actualmente en Benvinguts a la família.

Tienes 26 años y llevas cuatro trabajando en Filmax. ¿Fue salir de ESCAC y entrar allí?

Sí. Estoy en una subdivisión que se llama Arca Audiovisual, que es el departamento de televisión de Filmax que se creó hace tres años con Pau Freixas a la cabeza. Él es el motor y creador de las series que hemos hecho allí.

Tuve la suerte de no pasar el desierto que pasa la mayoría de personas que salen de ESCAC. Sobretodo del departamento de guión que es más difícil saber a dónde ir o con quien hablar para conseguir un puesto. Yo entré en Filmax como becario de desarrollo que me llegó vía ESCAC y durante tres meses estuve trabajando de analista de guiones. Tú conoces a algunos que han trabajado aquí, durante el día te llegan guiones y se hace un análisis de si merecen la pena que se los lean los que están por encima o no. Lo normal es que al pasar estos tres meses te digan “muchas gracias por tu trabajo” y entre otro becario pero hay veces donde el componente de estar en el lugar y momento adecuado hace que sucedan cosas como lo que me pasó a mí. Al acabar las prácticas vino Pau Freixas con Iván Mercadé (el guionista con el que trabaja Pau), que después de Polseres vermelles y su éxito estaban preparando un nuevo proyecto, buscando un asistente de guión para estar presente durante todas las charlas de creación y desarrollo para que anotase todos los comentarios que se dieran en esas reuniones. Este proyecto era Sé quién eres. Filmax nos dio unos siete meses de desarrollo pagado, algo que no suele pasar siempre.

¿A nivel creativo podías intervenir?

Me permitían aportar lo que quisiera pero básicamente escuchaba y apuntaba. Poco a poco me fueron dejando más espacio y oportunidades. Me comentaron si me apetecía escribir un personaje para el día siguiente. Lo hice y les gustó. A partir de aquí me van dando más espacio para la escritura y comienzo con escenas secundarias sin tanto peso en la trama. Al cabo de seis meses nos pusimos con la propuesta para el episodio piloto y me dieron la oportunidad de ponerme a escribir escenas de tramas principales.

Imagino que los productores tenían que coger confianza contigo.

Confianza la que tenía que coger yo conmigo mismo sobretodo porque era un tío que simplemente había escrito guiones de cortometraje en la ESCAC. De pronto el hecho de coger una serie de gran formato y ponerme a escribir era algo que no había hecho nunca.

Entonces después de escribir algunas escenas del episodio piloto, ¿cómo continuó todo?

En base a que iba funcionando lo que iba escribiendo, uno de los guionistas que estaba en plantilla no acabó de conectar y se marchó del proyecto. En esta vacante entro yo como guionista junior.

Los cargos en el mundo de la writers room se dividen en responsabilidad y dinero. La cadena sería:

  1. Becario / asistente de guión.
  2. Guionista junior.
  3. Guionista senior.
  4. Jefe de desarrollo.
  5. Showrunner.

Como guionista junior mis tramas eran más sencillas y me exigían menos a nivel de horas laborales. El guionista senior reescribía lo que hacía yo y así de forma ponderada.

Al acabar de escribir Sé quién eres, ¿qué tocaba hacer?

Venderlo. El proyecto se vendió muy rápido a Telecinco y Sé quién eres queda parado durante unos meses. En este parón, el equipo que éramos Pau, Iván y yo nos ponemos a desarrollar Cites.

TV3 con Pulseres Vermelles quedó muy contenta con Pau y nosotros planteamos este proyecto, más barato que Sé quién eres, de formato más corto y con ciertos valores que creíamos que podían interesar a la cadena: que sucediese en Barcelona, que tuviera buenos pero pocos actores por capítulo y asequible a nivel de rodaje.

Iván Mercadé, que fue el que puso sobre la mesa el formato de la serie británica Dates en la cual nos basamos, vino con la idea de sacar algo divertido y adaptable a cualquier lugar. Además, era un momento donde las redes sociales para conocer gente estaban en auge.

Escribimos un dossier de venta para TV3 y una vez tuvimos el okey formamos un grupo de guión para Cites para que desarrollasen la serie mientras nosotros seguíamos con Sé quién eres.

Sí, Eduard Sola me dijo que para entrar en Cites tuvo que hacer una prueba.

Exacto. Primero una entrevista para ver qué tal a nivel personal y luego la prueba que consistía en escribir una cita de 25 minutos con personajes que creamos de base.

Edu había escrito con Eric Navarro Barcelona nit d’estiu que fue la razón por la que los llamé. El producto que nosotros queríamos hacer se parecía bastante a eso: Barcelona como telón de fondo, amor y algo de comedia. Nos gustaron sus pruebas y sus perfiles así que los escogimos.

Mientras ellos desarrollaron todos los personajes y un mapa de tramas yo me vuelvo a Sé quién eres. Aún así de vez en cuando participaba en algunas tramas de Cites pero con un esquema y unos personajes que me venían dados.

Como si fuera una cadena de montaje.

En cine normalmente encuentras un, dos o tres guionistas pero se trabaja con el mismo material y siempre es uno el que tiene la idea original. En televisión el proceso es totalmente una cadena de montaje. Las escenas pasan por muchas manos y de repente una escena que había escrito yo originalmente tenía un giro de Eric, un diálogo de Eduard, etc y de repente crece mucho más de lo esperado. Eso sí, todo parte de un desarrollo común, es decir, cuando tal guionista presenta su personaje lo hace delante de todos los guionistas y nosotros ya estamos aportando ideas en ese momento.

Con Cites conseguimos un público fiel suficiente para hacer una segunda temporada pero no para una tercera.

Después de terminar Cites y volver a Sé quién eres, con el okey de Telecinco comenzaron las fechas de entrega. Teníamos que sumar más guionistas allí a parte de Pau Freixas, Iván Mercadé y yo. Como el equipo de Cites estaba al lado les dijimos a Eduard Sola y Dani González (otro de los guionistas) que se unieran a nosotros. En el momento en que entran ellos dos y generamos una nueva Writers Room es el momento de cambiar contratos y volver a establecer las normas del juego. Ahí es cuando yo paso a ser guionista senior hasta hoy día.

Una pregunta tal vez algo indiscreta. Llevas en Filmax alrededor de cuatro años, ¿tu salario es por proyecto o mensual?

Mensual. Estoy en plantilla. Normalmente los guionistas para series estamos durante lo que dure el proyecto. No es seguro que vayas a estar trabajando para la misma productora.

Lo bueno de mi situación es que tengo un contrato con Filmax y todo lo que están haciendo me lo están dando como guionista. Ahora por ejemplo en TV3 llega Benvinguts a la família por parte de Filmax y también estoy dentro como guionista. Podría no haber estado allí pero vieron que encajaba en el proyecto y sigo en él.

Nosotros los salarios los marcamos según un convenio que depende de unos factores concretos. Por ejemplo, si la serie es autonómica o nacional, en prime time, la duración, para todo eso tenemos un mínimos que hay que cumplir con convenio. Como Sé quién eres era una serie de Telecinco de más duración, con más presupuesto y nacional se cobra más que con una serie más pequeña como es el caso de TV3. Ahí también cuenta si trabajas media jornada o completa. Ahora mismo estoy a media jornada porque estamos desarrollando la segunda temporada de Benvinguts a la família.

A la que os pongáis a escribir los capítulos pasaréis a jornada completa.

Exacto.

Como guionista de televisión, ¿qué tal el contacto con los productores?

En mi caso es prácticamente nulo. El que coordina las reuniones con los productores es Pau Freixas o Iván Mercadé. A mí me llega todo filtrado por ellos.

¿Tampoco con actores o otras personas que estén en el equipo?

Depende del proyecto. En Cites sí que tuvimos la oportunidad de ensayar con los actores. Es algo poco habitual por tiempos en televisión y es un lujo. Con eso aprendí a cómo enfocar lo que escribo para el actor en cuestión a parte de lo que te aportan ellos mismos.

En rodaje en general no estamos los guionistas. Vamos más de visita que otra cosa. En el caso de Iván que es el jefe de desarrollo y productor ejecutivo sí que va más a rodajes. En el caso de un problema del rollo “está lloviendo y tenemos que pensar en pasar la escena a un interior para hoy. Tienes que hacer la separata para ya.” y eso es sólo un ejemplo.

Habiendo trabajado para una televisión nacional como Telecinco y una autonómica como TV3, ¿has podido notar alguna diferencia?

Primero, cada canal tiene unos valores y un público determinado. Cada compañía piensa en su target. Es lo mismo que cuando vas a una productora, si tienes un guion de terror, no vayas a una que sólo haga dramas sociales. Como Filmax ya conoce mejor a TV3 sabemos lo que les va a gustar más o menos.

Luego, una diferencia evidente es el presupuesto. El primer filtro que tenemos es de nuestro productor en Filmax tipo: “muy bonito el accidente de coche pero hay que cambiarlo” o “este plano no puede ser aquí si no en un interior” o “este actor no estará en esta jornada por lo tanto tenéis que sacarlo de esta escena”.

¿Y todo eso lo tienes en cuenta cuando escribes?

Normalmente lo que me gusta hacer con la primera versión es escribirla sin pensar en las limitaciones que tendremos. Intento no poner cosas muy locas de presupuesto pero sí que me dejo llevar y escribo lo que considero mejor para la historia. Si tú pones 100, te dan 80, si escribes pensando en un 80 te darán un 60.

¿Luchas mucho para que quede lo que has escrito en el guion cuando quieren cambiarlo?

Hay que aprender a ser flexible pues lo que escribes es de todos pero siempre tienes que luchar por lo tuyo. Todo el mundo se va a leer tu guion, todo el mundo va a opinar y tú los vas a escuchar como guionista pero también tienes que defender tus decisiones. Hay veces que cada departamento mira para lo suyo y tú tienes que estar ahí para decirles que “es muy importante que esté esa actriz en esta escena por el arco que tiene en el capítulo 8 que aún no has leído y que si la quitas no funcionará luego.”

A veces da la sensación de que no sólo todo el mundo puede opinar sobre tu guion si no que todo el mundo puede escribirlo.

Con la experiencia que tengo -que no es mucha- me he dado cuenta de que si tienes un guion bueno que funcione, que tenga un público (sea cual sea), normalmente estos guiones salen adelante. No digo que se hagan pero sí que te muestren interés y te paguen un desarrollo o te compren el guion. Claro, estamos en el país que estamos y depende de mil factores de financiación.

En el caso de Filmax, que tiene un departamento de desarrollo que no todas las productoras lo tienen, tú puedes enviar un guion y se lo leerá el becario o la becaria que esté en el momento. Evidentemente si llega alguien que ya se haya consagrado con alguna película no enviará el guión por mail. Vendrá la persona en cuestión y se reunirá con producción. Aún así cuando se tiene un buen guión, yo tengo la esperanza y creo que funciona así, puede llegar lejos.

Siempre van a haber intrusos en esta industria. Es un mundo de contactos y de suerte entonces sí que es cierto que puedan haber guionistas por ese motivo pero en general, nadie quiere a un mal guionista en su equipo de trabajo. Aunque tengas la suerte de poder entrar, si no demuestras que te mereces el puesto no perdurarás.

Ya se ha estrenado tu nueva serie con TV3 Benvinguts a la família. Me comentaste que de este proyecto os encargasteis más Eric Navarro y tú. ¿Surgió de vosotros?

Eric Navarro terminó la segunda temporada de Cites. A él siempre le ha gustado escribir comedia y aún no habíamos tocado el género con Filmax (sin hibridaciones). Estando Eric en la empresa como motor, Pau e Iván le propusieron hacer una comedia como nuevo proyecto. Le dieron un tiempo de desarrollo basado en una idea original de Pau, se hicieron varias propuestas y al final se escogió una.

Eric estuvo desarrollando una primera versión de dosier.

¿Qué se escribe en ese dosier para TV3?

La premisa, una sinopsis breve, el punto de partida, personajes, algún apunte de hacia dónde irán las tramas y referentes de tono, color y estilo para que la gente pueda visualizar la serie.

¿Es posible presentar una idea original si no eres Pau o Iván?

Se puede presentar pero tendrás que convencer a Pau de que la idea que propones es mejor que las que tiene él, cosa que es difícil y además, siendo sincero, es complicado que pase. En este caso Pau es muy bueno y tiene una perspectiva de lo que funciona en TV y lo que no que va muy por delante.

Pau tiene algo muy bueno que es que conecta muchísimo con el público. Cuenta cosas muy personales pero lo sabe hacer de una manera muy accesible y eso lleva que mucha gente vea las series que hace. En televisiones generalistas esto es vital, si te coge Movistar+ sí te puedes permitir hacer algo más especial.

De igual manera, que te entreguen una premisa o una sinopsis no te resta importancia como guionista pues hay mucho camino por delante para desarrollar. Imagino que a la hora de pitch para vender el dossier es cosa de los productores ejecutivos.

Sí, eso es cosa de ellos. Los pitchs que yo hago es cuando expongo mis ideas y las defiendo delante de mis compañeros de trabajo. El día a día del guionista es un pitch continuo.

Si yo tuviera una serie personal que quisiera vender a TV3 ahí sí que tendría que ir yo a vender el proyecto como showrunner.

¿Para los nuevos guionistas les será más sencillo entrar en televisión que en cine?

Como guionista sí. Una serie puede tener ocho guionistas y una película muchos menos. Los equipos de trabajo son más grandes y las series son más largas. Lo que no es tan fácil es que es un trabajo más exigente sobretodo hoy en día.

Recomiendo que los guionistas no se cierren y no piensen que la televisión es la segunda división. Me he encontrado a muchos alumnos que lo piensan

Quien te diga eso ahora ya es algo anticuado.

A ver, la ESCAC ha cambiado últimamente pero hasta hace no mucho se enfocaba todo al cine.

Aprovechando el tema, ¿tienes algún largometraje?

Tengo proyectos de largos que no se han hecho nunca.

¿Escribes en tu tiempo libre?

No. Siempre me han llamado para hacerlos. Después de trabajar cuatro años y medio en la industria los amigos más arty que tengo me preguntan que cuándo voy a hacer algo mío, algo que yo quiera contar. Lo que pasa es que cuando llego a casa después de trabajar escribiendo no me apetece.

¿Quién te contacta para estos largometrajes?

Normalmente directores y en un caso me llamó una productora. Ahora por ejemplo tengo uno con Eric Navarro -partiendo de una premisa de él- que Filmax está interesada en comprar. Como hemos trabajado juntos, nos hemos llevado bien y a él le gusta cooescribir, decidió contar conmigo.

De momento ninguno se ha producido pero sí que me han pagado por desarrollos o guiones directamente. Pese a eso no puedes parar en esto negocio. Hay que seguir escribiendo teniendo siempre la voluntad de que se haga la película. Si no es así, no hay que desmotivarse por eso porque a la que desconectas pierdes el ritmo y los contactos.

¿Y el caso de la productora que te llamó?

Fue a través de una amiga de ESCAC que trabajaba allí y me recomendó. Imagino que mi perfil les interesó por lo que había escrito anteriormente. De hecho, ese el motivo por el cual las productoras llaman a tal guionista y no al otro.

Pero en tu caso llevas bajo el brazo proyectos muy dispares entre sí. Creo que tu filmografía demuestra que puedes escribir prácticamente de todo.

Igual como el productor se va a mirar las películas anteriores de un director para ver el box office y qué presupuestos está acostumbrado a manejar, del guionista se mirará qué ha escrito para ver si encaja en el tono de la película. Así hacen la criba.

Puede ser que seas un guionista muy polivalente y te llamen porque tienen buenas referencias, entienden que vas a entregar las cosas cuando toca y eres efectivo pero de entrada te van a llamar por lo que has hecho.

Volviendo a las series, tus guiones han pasado por mucha gente. Entre otros, los directores. ¿Qué tal leen los guiones?

En general bien. Es distinto en series que en largometrajes donde sí que se meten más.  Los directores en este país y siendo europeos suele implicar que la figura director/a es guionista también. Depende de su personalidad se meterá menos o más y os llevaréis mejor o peor. Mis experiencias han sido de coescritura siempre. Nos encontrábamos en prácticamente el mismo rango.

En televisión la figura del director es mucho menor. Viene para hacer sus dos o tres capítulos y se larga. Su voz tiene menos importancia porque el que manda es el showrunner -que siempre es guionista-. No se plantean cambiar nada del guion.

También has trabajado con varios guionistas. ¿Qué tal la relación?

Buena porque ellos están donde estás tú y te entienden. Cuando compartimos nuestro material entre nosotros las críticas siempre son constructivas. Nunca me dicen “esto es una mierda” y ya está.

En procesos de reescritura yo siempre digo que se tiene que saber a quién envías qué. Si yo tengo un amigo al que le flipa el género de terror seguramente no será el mejor para enviarle una comedia romántica porque no va a conectar con ella. Esto es extensible a mil factores que pueda haber. Tú tienes que saber qué quieres recibir y conseguir de esa persona.

En tu época de becario analista de guiones en Filmax, ¿qué tal estaban las historias que te llegaban?

Dejaban mucho que desear en general.

Entonces ¿cómo llegan ahí?

Los pueden enviar quien sea. En el caso de Filmax hay dos entradas. Los que trae el productor a través de viajes en festivales y los que llegan al buzón de la empresa. Con estos últimos lo que les pasa es que todo el mundo se atreve a escribir, más que sin tener talento yo diría que sin tener oficio. No es que lleguen guiones directamente malos si no guiones que no cumplen los requisitos mínimos para ser leídos: faltas de ortografía, formatos equivocados… Gente que ni siquiera se ha leído su guión o ha entrado a un web para saber que se escribe en Courier New.

¿Ha pasado que un guión que llegase al buzón se convirtiera en película?

Pues no lo sé la verdad. En mi caso no sucedió. Me parece que es poco habitual.

Sin embargo tienen un becario para leerse esas historias.

Sí porque nunca se sabe dónde puede haber una maravilla.

En el ámbito más creativo, ¿tienes algún método a la hora de enfrentarte a tus escenas?

Lo importante es qué está contando esa escena. Saber cuál es el paso que hace en la trama. Me hago un esquema de tres actos de cómo funciona y de cómo esa empuja a lo que vendrá después en la historia.

Antes has comentado que tienes experiencia en la literatura. Otras formas de ponerte a escribir.

Es lo bueno que tiene haber estudiado guion. Puedes aplicar la narrativa en todas las ventanas que pilles (Eduard Sola en Playground por ejemplo). En mi caso escribí una novela basada en un guion de la tv movie de Edu parar TV3. Los mecanismos del guion me ayudaron mucho a la hora de construir la historia.

Yo siempre había tenido el gusanillo de escribir prosa y Edu me propuso adaptar su historia a novela. Enseguida me puse a ello porque me dieron tres semanas. La editorial del libro estaba interesada en trabajar con Compacto, la productora que había colaborado con la tv movie, y llegaron a un acuerdo promocional. En este caso, “el libro basado en la película de TV3”.

La base es la misma: contar historias, el proceso es muy diferente. Como guionista sabes que va a tener que visualizarse y que va a depender de muchos departamentos, con el libro yo hice lo que me dio la gana (en cierta medida). De pronto te puedes marcar un diálogo interno de cuatro páginas, por ejemplo. Para mí escribir literatura es más complicado que escribir guiones porque soy yo solo con la página en blanco sin feedback de nadie y basándome únicamente en mis palabras para llegar a alguien.

Eres profesor en ESCAC. ¿Qué hay que enseñar a los futuros guionistas?

Primero una cosa que es muy difícil de enseñar en las escuelas: la humildad. Aprender que formas parte de un engranaje y que eso de la figura del artista no existe. El guionista solitario es un cuento chino.

En segundo lugar también estaría bien que aprendieran el valor del trabajo. Hay que currar día a día y no descolgarse.

Tercero, una vez eres alumno de ESCAC no puedes volver a ver una película como una más. Cuando te preguntan “qué tal la peli” no puedes contestar “una mierda” y punto. Ya no somos espectadores.

Aunque el tema ya ido saliendo, ¿los contactos en el mundo del guion lo son casi todo?

En el mundo del cine lo son casi todo pero hay la concepción de que en la vida real no es lo mismo cuando también. Si mi cuñado es mecánico y tengo que arreglar mi moto avisaré a mi cuñado. En nuestra industria parece que todo eso se hace más evidente pero el mundo funciona por la gente que conoces y confías. Es muy difícil trabajar con alguien en el que no crees como profesional o a nivel personal.

Hay que demostrar a la gente que confía en ti que eres cumplidor, que no significa que no puedas cagarla, lo que no se puede hacer es que el día en que toquen entregas tú no lo hagas. Eso es perder la confianza de la gente y no te lo puedes permitir. Por eso hay que trabajar y esforzarse pero es que el mundo es así, no sólo el cine específicamente. El embudo del cine es más pequeño, hay menos gente y es más difícil entrar pero por eso mismo les digo a mis alumnos que tienen que tener la voluntad de comunicarse. No digo que vayan a todas las fiestas pero el guionista encerrado en su casa creando y enviando guiones es poco realista.

El estereotipo del guionista introvertido es real.

Es verdad. Por eso hay que muscular el saber estar, saber comunicarse para tener visibilidad y saber defender tus ideas. Hay que perder la vergüenza, dar la cara y no tener miedo a hacer el ridículo si vale la pena que molestes a tal persona en tal festival si te la encuentras.

Mario Monzó
Acerca de Mario Monzó 3 Articles
Graduado en Escac, especializado como guionista con un Master en Film Business (marketing, distribución y ventas) en la misma universidad. Escribe guiones, teatro, prosa y lo que haga falta, y también dirige. Actualmente es el coordinador del departamento de guion de ESCAC y profesor en la misma escuela. Interesado en contar y escuchar historias, sea como sea. Además, le encanta dar clases para aprender a contarlas.

3 Comments

  1. Felicitat Pol. Demostres, primer el que prediques, humilitat, segon, ganes de col·laborar amb equip, tercer, empentar per evolucionar i prosperar.
    Enhorabona!
    Tens un camí traçat i aconsseguiràs la teva meta.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*