‘Ghostland’: el Pascal Laugier más morboso ha vuelto para torturarnos entre porcelanas

Copyright Mars Films

Todo fanático del slasher, ese subgénero de terror nacido hacia la segunda mitad del siglo XX (véase Halloween o Viernes 13), conoce de sobra las reglas del juego en este tipo de películas: el asesino o psicópata de turno anda suelto, y tarde o temprano acaba matando, uno a uno, a un grupo de personajes donde la intervención de adultos suele ser escasa. En este tipo de historias el argumento es sencillo y sin dobleces porque lo fundamental es mostrar la matanza y posible escapatoria de los protagonistas.

Como contrapartida a este tipo de terror psicológico (presente, por supuesto, en muchos otros subgéneros) donde la trama presentada posee explicación racional, encontramos – hablando muy a grandes rasgos- las películas de horror, que suelen tratar asuntos sobrenaturales (fantasmas, exorcismos, apariciones, etc).

Si bien generalmente los géneros y subgéneros no se desdibujan y las mejores y más legendarias películas de terror suelen tener muy definido su estilo, a veces una mezcla de los mismos es lo que convierte una película aparentemente vulgar en una apuesta interesante. Ahí es donde ha dado en el clavo el director francés Pascal Laugier, representante del nuevo terror europeo desde el estreno de su famosa Martyrs en 2008, con su última obra Ghostland, que se estrena este viernes 20 de septiembre en España.

Ghostland parte de un planteamiento bastante falto de originalidad: dos adolescentes, Beth y Vera, se mudan con su madre a un (no tan) nuevo hogar. Se trata de la antigua casa de su tía abuela Clarissa, que como viene siendo costumbre en el cine de terror americano, vive en una casa sobrecargadísima y colecciona -wait for it– muñecas viejas y evidentemente diabólicas.

La adolescente más joven, Beth, fan de póster de Lovecraft y aspirante a ser la nueva sensación de la literatura de terror americana, es la protagonista de esta historia. Al llegar a una gasolinera cercana a su nueva casa, Beth encuentra en un periódico local la noticia que da la gran pista sobre el desarrollo de la trama: al parecer un par de psicópatas se están dedicando a colarse en las casa de las familias con hijos adolescentes y a asesinar a los padres para mantenerse en la casa con los niños durante semanas…

“El terror psicológico es el verdadero protagonista de la historia”

Laugier decide, con acierto, desarrollar la historia en dos épocas, convirtiendo el paso del tiempo en un aliado para crear el poso necesario que requiere todo trauma. Después de una separación trágica, en la que Beth decide huir y hacer su propia vida alejada de su familia, ambas hermanas volverán a unirse 16 años después, en la casa de la tía Clarissa. A partir de aquí es donde Ghostland juega con la percepción de estilos del espectador y su argumento se torna algo tricky. Beth encuentra en casa a una madre alcohólica, a una hermana completamente trastornada y decenas de sucesos paranormales que nos obligan a cuestionarnos el género que estamos consumiendo, es decir, cuál es el origen del mal.

Todo tipo de preguntas surgirán en la mente del espectador antes de descubrir – no spoilers- que el terror psicológico es el verdadero protagonista de la historia y que Ghostland se enmarca dentro del slasher más clásico, con ese toque de violencia agónica, morbosa y casi excesiva, propia del cine de Laugier. Una película con una pequeña pincelada de originalidad dentro de un género que cada vez tiene más complicado sorprender a la audiencia.

Ghostland, una coproducción franco-canadiense distribuida en España de la mano de A Contracorriente Films, se estrena mañana en nuestro país.

Sofía Postigo
Acerca de Sofía Postigo 20 Articles
Soy madrileña,  graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Carlos III de Madrid, y tengo un máster en Film Business por la ESCAC de Barcelona. Me apasiona la fotografía, el retoque fotográfico, los idiomas y el mundo de las series y el cine (especialmente la crítica cinematográfica). He trabajado dentro del mundo audiovisual, en producción de televisión y esporádicamente, como fotógrafa profesional. Actualmente sigo formándome en marketing digital.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*