‘Malnazidos’, nadie hablará de nosotros cuando hayamos muerto

Parece ser que, tras más de dos años viviendo una situación extraordinaria, la mayoría de grandes estrenos pospuestos a causa de la pandemia pueden presumir de haber llegado ya a las salas. En esta ocasión, le toca el turno a Malnazidos, película codirigida entre Javier Ruiz Caldera y Alberto De Toro que aterriza en nuestras carteleras más de un año y medio después de su preestreno en el Festival de Sitges de 2020, edición que a punto estuvo de verse interrumpida de la forma más brusca debido a la entrada en vigor de las nuevas restricciones ocasionadas por el coronavirus, que coincidió precisamente con los últimos días del festival.

El film, protagonizado, entre otros, por Miki Esparbé y Aura Garrido, relata la historia de un capitán del bando fascista que recibe, en plena Guerra Civil Española, la misión de llevar unos papeles hacia otro destacamento, para lo cual deberá atravesar una sierra dominada íntegramente por los republicanos. Acompañado de un joven no mucho más avispado que él, no tardarán en ser capturados por sus enemigos, pero pronto ambos bandos se darán cuenta de que tendrán que dejar de lado sus diferencias entre ellos para enfrentarse a algo mucho mayor.

El resultado es un entretenimiento festivalero tan digno como irregular e insustancial, pues el principal problema de la película es que sus personajes no tienen un ápice de importancia en el fondo – algo que queda reflejado perfectamente en el hecho de que la mayoría de ellos carecen de nombre o simplemente llevan un apodo por nombre –, sino que se encuentran al servicio de una historia cuyo propósito es el de dar espectáculo y que funciona a medias tintas.

Del mismo modo, tampoco queda demasiado claro en qué género se siente más cómoda Malnazidos. Es, por supuesto, una película de acción, pero poco hay en sus secuencias que pueda sorprendernos. Sin embargo, cuando el film se instala en el terreno del thriller – descartando, por lo tanto, la posibilidad de clasificarlo como un largometraje de terror, dado que prácticamente se podría decir que el único elemento que lo vincula a dicho género es el ejército de zombis al que sus personajes principales deben hacer frente –, nos regala escenas como la de la capilla que, junto a las interpretaciones de sus protagonistas, contribuyen a equilibrar una obra a la que no le hubiera ido nada mal contar con un poco más de ese humor a veces absurdo y otras descarado que caracteriza la obra de Ruiz Caldera y que, por desgracia, tan sólo se deja ver durante los primeros minutos.

Miquel Felipe
Acerca de Miquel Felipe 16 Articles
Graduado en Cinematografía por la ESCAC y en contacto con el CineClub Vilafranca desde mi infancia, empecé a reseñar películas en Internet a la edad de nueve años, labor que he continuado hasta el día de hoy. Aunque suelo ver todo tipo de propuestas, siento especial fascinación por los siguientes géneros: la ciencia ficción, el cine fantástico, el terror y el cine negro.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*