‘Un amor intranquilo’, retratos de una obsesión

El nuevo film de Joachim Lafosse muestra las dos caras de un trastorno bipolar en un film de estructura dividida que no deja indiferente a nadie

Se ha demostrado, a lo largo de la historia del cine, que existen muchas formas de representar una enfermedad mental. La más común, como en el caso que aquí nos ocupa, es hacerlo desde la perspectiva del drama, pero aún así no cabe duda de que la idea resulta de lo más juguetona en manos de cualquier realizador, y cada vez es menos extraño encontrar en cartelera films de lo más convencionales que optan por abordar el tema en clave de género, enmarcándose en una estructura propia del thriller o incluso del terror.

El director belga Joachim Lafosse, por su parte, ha decidido seguir la estela de sus compatriotas los Dardenne y dotar a su nueva película, que nos presenta a un pintor padre de familia incapaz de trabajar sin tener que presionarse a sí mismo, de un marcado tono realista. Así, una vez decidido el estilo de dirección, Lafosse opta por dividir el film en dos mitades diferenciadas: en la primera, totalmente vertiginosa y con una cámara en mano que da vueltas de un lado a otro con la intención de resaltar el estado de desasosiego en el que se encuentra su protagonista, se nos muestra la parte más cruda del trastorno que padece, aquella que le empezará a distanciar de su familia y del resto de la gente hasta el punto en el que deba ser ingresado en un hospital. Por otra parte, en la segunda mitad, en apariencia más tranquila debido a que la cámara goza de mayor estabilidad, y cuya acción transcurre después de que el personaje principal haya sido internado, el punto de vista ya no residirá tanto en él sino en su mujer, que empieza a sentirse agotada de ver cómo su marido engaña a los demás afirmando que toma su medicación cuando en realidad no es así, y también de ver cómo éste debe irse cada poco tiempo a casa de su padre debido a los constantes episodios que padece.

Haciendo honor a su título, la película de Lafosse es, valga la redundancia, la historia de una pareja – y, en concreto, de una familia – intranquila, agitada y, por qué no decirlo, en crisis, y si bien es cierto que es en su primera mitad cuando logra asegurarse más fácilmente el interés del espectador, también lo es que la segunda no desmerece en absoluto a su predecesora, y pese a que el final de la película deja en primera instancia con una cierta sensación de inconclusión, uno sale de su visionado con la percepción de haber asistido a un notable retrato de un conflicto familiar ocasionado por un trastorno mental y, ante todo, a una gran interpretación por parte de Damien Bonnard, que borda a su personaje especialmente en la ya mencionada primera mitad del film.

Por lo tanto, sólo queda afirmar que Un amor intranquilo es una de las propuestas más estimulantes y realistas que puedan encontrarse actualmente en cartelera, y que, pese a contar con una estructura dividida que posiblemente generará una cierta polarización de opiniones, no dejará en absoluto indiferente a nadie.

Miquel Felipe
Acerca de Miquel Felipe 16 Articles
Graduado en Cinematografía por la ESCAC y en contacto con el CineClub Vilafranca desde mi infancia, empecé a reseñar películas en Internet a la edad de nueve años, labor que he continuado hasta el día de hoy. Aunque suelo ver todo tipo de propuestas, siento especial fascinación por los siguientes géneros: la ciencia ficción, el cine fantástico, el terror y el cine negro.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*