‘John Wick (Otro día para matar)’, el regreso del héroe

Aunque se trata de una película cuyo único propósito es el de entretener al espectador durante 101 minutos a través de una trama llena de venganzas y tiroteos, John Wick también tiene momentos muy interesantes en términos de puesta en escena – como la espectacular secuencia de la discoteca, en la que el neón ejerce todo su poderío visual – que hacen de ella un producto muy disfrutable tanto para aquellos que simplemente busquen pasar un rato distraído como para quienes busquen algo más que ver a su protagonista pegando tiros a bocajarro durante una hora y media.

Desde que en 2003 se diese por concluida su participación en la saga Matrix tras el estreno de la tercera película y se le empezase a ver protagonizando cada vez más largometrajes de acción con poca repercusión tanto crítica como de público, la carrera de Keanu Reeves parecía ya abocada al desastre. Nada más lejos de la realidad, puesto que el estreno de John Wick (Chad Stahelski, David Leitch) – cinta que aquí nos ocupa – en 2014 relanzaría su trayectoria profesional de manera drástica, hasta el punto en el que a día de hoy el que fuera icono del cine de acción de los años noventa se ha convertido en uno de los intérpretes más cotizados del momento, como bien demuestra su reciente aparición en el videojuego Cyberpunk 2077 (CD Projekt RED, 2020), o el hecho de que en estos instantes acabe de estrenar una nueva entrega de la franquicia creada por las hermanas Wachowski.

En cuanto a la película de Stahelski y Leitch, tanto el punto de partida como la trama principal de la misma son extremadamente sencillos: mientras trata de superar la muerte de su esposa – fallecida a causa de una enfermedad terminal –, John Wick, un hombre que solía trabajar para una organización criminal rusa, recibe inesperadamente un cachorro como regalo de parte de su ya difunta amada, quien en su momento consideró que cuando ella ya no estuviese, su marido todavía necesitaría alguien a quien querer. Sin embargo, el intento de Wick de hacer frente a la pérdida de ésta se verá frustrado en cuanto el hijo de su antiguo jefe irrumpa en su casa para robarle el coche y matar al perro, hecho que provocará que el ex-asesino a sueldo decida volver a las andadas para vengarse de los responsables de dicho acto.

A pesar de que la premisa pueda parecernos más bien propia de un telefilm o de una película de segunda fila y de que resulta inevitable admitir que hay determinados momentos en los que parece que los tópicos se apoderan de la narración, el mayor acierto de John Wick está en que, a partir del momento en que el protagonista decide llevar a cabo su venganza, el film opta por no tomarse demasiado en serio a sí mismo, haciendo uso de un humor claramente autoparódico en las escenas de acción que viene a decirnos que, en el fondo, no debemos olvidarnos de aquello que hemos venido a ver: la película de un hombre que se va dedicar a repartir durante una hora y media.

Aún con todo, esto no es lo único que diferencia a John Wick de un largometraje del género cualquiera que bien podrían protagonizar intérpretes actualmente en declive como Nicolas Cage o Liam Neeson, ya que dejando a un lado la presencia de Reeves como protagonista total de la función, también podemos apreciar que el reparto está lleno de rostros conocidos – aunque algunos poco habituales dentro de este tipo de cine – como el mismísimo Willem Dafoe, Alfie Allen – conocido por su papel de Theon Greyjoy en el fenómeno de HBO Juego de Tronos (Game of Thrones, David Benioff & D.B. Weiss, 2011-2019) –, Ian McShane, Lance Reddick – famoso por interpretar al teniente Daniels en otra exitosa serie de HBO como es The Wire (David Simon, 2002-2008) y por tener un papel recurrente pero no por ello menos importante en Lost (J.J. Abrams, Damon Lindelof, Jeffrey Lieber, 2004-2010) –, o incluso Michael Nyqvist – a quien en su día vimos protagonizando la adaptación sueca de Millennium (Niels Arden Oplev, 2009) –, por lo que resulta posible afirmar que, de algún modo, hay una labor de producción seria detrás del largometraje.

El fallecido Michael Nyqvist como el villano del film

Finalmente, resulta destacable el, por así decirlo, arco de transformación que realiza el personaje, que empieza la película siendo un hombre aparentemente normal cuya única compañía es la de un inofensivo y tierno cachorro para acabarla convertido en aquello que es – y al fin y al cabo, siempre ha sido – por naturaleza: un asesino, que tras cumplir con su cometido ya no irá acompañado de un can tan adorable como el que veíamos al inicio del largometraje sino de uno de raza pitbull, con muy mala fama dentro del mundo canino dado que hace referencia a perros entrenados para hacer daño y ser usados como animales de pelea.

Por lo tanto, sólo queda decir que, en definitiva, John Wick es cine de acción bien elaborado, una obra bastante más que correcta dentro de su género que uno debe visionar estando libre de todo prejuicio y dejándose llevar por el entretenido espectáculo que propone, algo que también debería ser aplicable para aquellos que, como quien escribe estas líneas, no estén demasiado familiarizados con la categoría a la que pertenece. Sólo así podrá verse como lo que es: un film más completo de lo que aparenta a simple vista, un thriller por momentos frenético y decididamente palomitero que, además de satisfacer sin problemas al espectador medio y más acostumbrado al cine comercial, también saciará aquellos paladares más exigentes que busquen una historia contada utilizando una narración clásica y bien articulada. Situándome yo mismo en este último extremo de la balanza, y a modo de conclusión, diré que en ese sentido la película cuenta con toda mi aprobación.

Miquel Felipe
Acerca de Miquel Felipe 16 Articles
Graduado en Cinematografía por la ESCAC y en contacto con el CineClub Vilafranca desde mi infancia, empecé a reseñar películas en Internet a la edad de nueve años, labor que he continuado hasta el día de hoy. Aunque suelo ver todo tipo de propuestas, siento especial fascinación por los siguientes géneros: la ciencia ficción, el cine fantástico, el terror y el cine negro.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*