‘Cry Macho’, el crepúsculo de Eastwood

A sus 91 años Clint Eastwood todavía tiene mucho que decir, y pese a que, indudablemente, Cry Macho es una película menor dentro de la prolífica filmografía del cineasta californiano, no deja de tener esta una serie de bondades que nos recuerdan que más allá de su edad, Eastwood sabe filmar más y mejor que la mayoría de directores de cine contemporáneos.

Cry Macho es un filme simple, hecho con lo mínimo, y que, en cierto modo, es una prolongación de anteriores cintas de Eastwood tales como Gran Torino o Mula, pero sin alcanzar el nivel de estas. Asimismo, está lejos de Richard Jewell, la que fuera su última película hasta el momento, y que a la vez se convirtió en de sus mejores trabajos.

Pese a todo, el buen hacer de Eastwood está presente a lo largo de todo el metraje. No solo destaca por su depurado e inevitable estilo clásico, sino por la visión que da de la sociedad y de unos personajes, tanto el que el mismo Eastwood interpreta como el del chico (insoportable) al que da vida el joven actor Eduardo Minett, que necesitan encontrar su lugar en un mundo lleno de hostilidad. A medio camino entre el western fronterizo y la road movie, los dos protagonistas emprenden un viaje que les cambiará la vida.

La violencia, latente en todo el filme, adquiere dos formas completamente distintas en ambos protagonistas. Mientras en el caso del personaje interpretado por Eastwood es una violencia interna provocada por el fatalismo y la mala suerte (su lesión y la muerte de su mujer e hijo), en el caso del chico es la de no tener el cariño de sus progenitores y malvivir en la calle entre peleas de gallos para evitar los golpes del amiguito de su madre.

Eastwood da vida a un hombre sin rumbo, perdido, pero con principios. De este modo, y tras el encargo de un viejo amigo, emprende su última gran aventura; esta vez alejada de los rodeos. Su personaje es una metáfora de toda su filmografía, puesto que ambas están dotadas de un gran humanismo.

Hay algo, mucho, de Peckinpah en esta película. La frontera como telón de fondo, y encontrar la liberación personal en México me recuerda a la obra del mítico realizador de Grupo salvaje. También hay que destacar que el filme sirve como reinterpretación de la masculinidad, algo tan de moda en nuestro tiempo, a pesar de que está basado en un guion y novela ambos escritos por N. Richard Nash en la década de los setenta.

De fondo suena el bolero Sabor a mí interpretado por Eydie Gormé y Los Panchos que refuerza el aire melancólico y romántico que hemos podido ver con anterioridad en las películas de una de las más grandes leyendas vidas de la historia del cine. Puede que Cry Macho no esté en lo más arriba de su panteón cinematográfico, pero estamos ante una simpática película que nos hará sentirnos un poco mejor dentro de los sinsabores de este mundo que dista mucho de ser perfecto.

Giovanni Casella
Acerca de Giovanni Casella 31 Articles
Licenciado en Comunicación Audiovisual por la UMA y Master en Ficción de Cine y Televisión por la U.R.L. Desde niño el cine ha sido mi principal pasión, aunque la he ido combinando con las series, los cómics y los videojuegos… Me interesa cualquier forma de expresión siempre que la historia o las sensaciones sean buenas. Colaboré en el weblog Zona Negativa, en la sección de cine y televisión.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*