‘Despierta la furia’, Ritchie y Statham cabalgan juntos

Dieciséis años después de la fallida Revolver, Guy Ritchie y Jason Statham vuelven a reunirse en el filme Despierta la furia para alegría tanto de los fans del director como de los del actor. Posiblemente, Lock & Stock y Snatch: Cerdos y diamantes sean los mayores hitos de ambas filmografías; unas carreras llenas de altibajos por separado, pero que juntas fueron capaces de dar lo mejor de sí.

Un servidor, seguidor de los dos, esperaba como agua de mayo esta cinta. Y sí, ha merecido mucho la pena este largo paréntesis, puesto que estamos hablando de una de las mejores películas tanto de Ritchie como de Statham. Llama mucho la atención cómo el realizador inglés saca petróleo al hacer un remake de la película francesa Le convoyeur, puesto que más allá de la presencia de Jean Dujardin y del enorme parecido físico del protagonista con Alessandro Lecquio, poco o nada se puede rescatar de un filme tedioso, mal narrado y carente de emoción y drama. Por el contrario, el director de RocknRolla firma su película más seria hasta la fecha, en la que predomina un firme pulso narrativo.

Los espectadores que busquen la típica película de Guy Ritchie pueden que se vean decepcionados, a pesar de que es un filme 100% marca de la casa, el realizador hace algunos cambios en el tono que podrían descolocar a este tipo de público. Despierta la furia es una cinta seca, dura, áspera, muy deudora de los thrillers setenteros. Para ello, aquí no hace acto de presencia el humor tan característico del cineasta inglés, ni de las obvias piruetas ni de los fuegos de artificio que suelen pulular por su obra. Evidentemente, seguimos estando en una película genuinamente de Guy Ritchie, ya que los bajos fondos, la espiral de violencia, los delincuentes y los tipos duros son la espina vertebral de este filme. Asimismo, el montaje, los flashbacks y el juego con el punto de vista están presentes como un cabría de esperar en una película de dicho realizador. Así pues, aunque en la forma podemos ver cambios, es reconocible el sello y el toque del cineasta que aquí alcanza su madurez.

Despierta la furia está divida en dos partes ambas interesantes por igual en las que se centra en un misterioso hombre movido por la venganza al que da vida el enorme Jason Statham; un actor que creo que siempre ha estado infravalorado, y que podría haber trabajado en filmes de mayor envergadura. Su interpretación está a la altura de la película: sobria y concisa. Ritchie se marca “un Tarantino” al rescatar del olvido a Josh Hartnett, que fuera estrella en otra época. La colaboración entre ambos ha sido tan satisfactoria que en postproducción ya se encuentra una nueva película del realizador (todavía sin título) y que tiene como protagonistas al propio Statham y a Hartnett.

Se ha comparado esta película con Heat de Michael Mann de la que tiene en común solo dos cosas: Los Ángeles y el robo de un furgón cargado de dinero. Más allá de esto, las similitudes se acaban. Lo que sí es interesante es la visión británica de esta ciudad estadounidense, ya que el realizador convierte a Los Ángeles en Londres; es decir, durante todo el metraje casi no sale el sol (y cuando lo hace apenas tiene fuerza), lo que predomina es el cielo nublado con unas tonalidades grises y azuladas más propias de la capital inglesa que de la ciudad que alberga la meca del cine. De este modo, en más de una ocasión se hace casi irreconocible la imagen de una ciudad de la que estamos acostumbrados a verla con un sempiterno sol. No solo Ritchie nos ofrece una cara oculta de Los Ángeles, sino que también esa imagen se corresponde con el duelo y dolor interno de un personaje que carga sobre sus espaldas un terrible peso.

El último filme de Ritchie pone al realizador en lo más alto y prolonga su racha positiva

El último filme de Ritchie pone al realizador en lo más alto, y prolonga la racha positiva que había empezado con The Gentlemen: Los señores de la mafia; divertidísima cinta que era una carta de amor al cine. Espero que lo que esté por venir vaya en esta línea y, por fin, se aleje de bodrios infumables como fueron sus versiones de Arturo y Aladdin. Eso sí, nos espera en algún momento una segunda parte de las aventuras de este ladronzuelo, puesto que, pese a todo, fue un enorme éxito de taquilla, y Disney va a sacar todo el partido posible a esta nueva “franquicia”.

Despierta la furia es una de las grandes sorpresas del año, y también uno de los mejores filmes de lo que llevamos de 2021.

Giovanni Casella
Acerca de Giovanni Casella 28 Articles
Licenciado en Comunicación Audiovisual por la UMA y Master en Ficción de Cine y Televisión por la U.R.L. Desde niño el cine ha sido mi principal pasión, aunque la he ido combinando con las series, los cómics y los videojuegos… Me interesa cualquier forma de expresión siempre que la historia o las sensaciones sean buenas. Colaboré en el weblog Zona Negativa, en la sección de cine y televisión.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*