‘Spiral: Saw’, el agotamiento de una saga en declive

De vez en cuando, uno siente la imperiosa necesidad por ver una película rematadamente mala. Esto sucede porque dentro de mí mismo cohabitan tanto la cinefilia como la cinefagia, y en este último sentido la saga de Saw cumple con creces cubrir esos deseos casi primarios. Desde que en 2004 inaugurase James Wan esta franquicia, vi compulsivamente toda y cada una de sus posteriores entregas, a pesar de que ni siquiera me gustase la propuesta inicial del director australiano; filme tramposo donde los haya, Saw me descubrió a un cineasta al que respeto por su enorme inteligencia comercial, aunque le vea ciertas (bastantes) lagunas narrativas. Pese a todo, la primera piedra que puso Wan está muy por encima del resto de secuelas. Su modelo ha sido copiado hasta la saciedad en las sucesivas cintas; algo de lo que no se libra ni siquiera Spiral: Saw.

Con el deseo de ver una película mala, pero mala de verdad, fui al cine a ver esta película. Obviamente, no salí decepcionado de la sala porque el filme protagonizado por Chris Rock es terrible, pero superó todas mis expectativas al presenciar un indigno espectáculo; los espectadores no nos merecíamos esto. La película dirigida por Darren Lynn Bousman, un habitual en la saga (Saw II, Saw III y Saw IV), hace aguas por todos los sitios. La dirección de actores es nefasta; por un lado, es incapaz de sacarle partido al gran Samuel L. Jackson que tiene una de sus actuaciones más anodinas que uno recuerde; por otro lado, Chris Rock, más allá de su divertido monólogo inicial sobre Forrest Gump, no encuentra el tono ni del personaje ni de la película llevando durante todo el metraje cara de estreñido y, por último, un Max Minghella del que personalmente no espero nada. Desde que lo vi en la fallida El arte de estrangular (excelente cómic de Daniel Clowes) supe que el hijo de Anthony Minghella no iba a entrar en la lista de mis 1000 actores favoritos. Que el mejor actor de la función sea Tobin Bell (Jigsaw) que solo sale en foto, dice mucho de lo bajo que estaba el nivel.

Si todo lo relacionado con las actuaciones es de suspenso, no lo es menos el guion y la propuesta de la película en sí misma. Spiral: Saw no es Saw, es una especie de spin-off/reboot o como quieran ustedes llamarlo; y se nota para mal. Hay un nuevo villano, un nuevo muñeco, pero que copia ideas y técnicas del Jigsaw original. Con ciertos guiños para el seguidor de la saga, y ciertos esquematismos, estamos ante un filme carente de alma, originalidad y personalidad. El problema es que ese mismo seguidor se conoce todos los trucos de artificio de la franquicia por lo que los forzados giros de guion se ven venir a kilómetros ahora más que nunca. Es decir, en el fondo el target de esta película son aquellas personas que jamás vieron un filme de Saw porque todo es como antes, pero peor. Spiral: Saw es a Saw lo que Resurrección fue a Seven, aunque el filme de Russell Mulcahy era una propuesta tan alocada que al menos tenía su gracia.

Con una nulidad por crear intriga, suspense y tensión, la cinta se resuelve en una escena final que es más comedia (de la mala) que otra cosa. El estreno de la novena entrega de Saw ha llevado a la franquicia a los 1000 millones de recaudación; eso demuestra el buen rendimiento que han tenido de cara al público y que, si esta funciona igual de bien, dé pie a una décima secuela, pero números un lado, Saw no da más de sí; está totalmente agotada.

Personalmente, hubiera estrenado esta cinta en verano. ¿Saben de esos días que hace tal sofoco que uno va al cine a refrescarse sin importarle mucho la calidad de la película? Pues Spiral: Saw sería la candidata ideal para ese momento. Allá por 1999 la citada Resurrección se estrenó en agosto en España. Y recuerdo con cariño haber ido al cine con esa pretensión, y haberme divertido con la esperpéntica propuesta que tenía a Christopher Lambert como cabeza de cartel. Tal vez sea el momento de recuperar este filme, y volver a divertirme al menos con Lambert y compañía.

Giovanni Casella
Acerca de Giovanni Casella 28 Articles
Licenciado en Comunicación Audiovisual por la UMA y Master en Ficción de Cine y Televisión por la U.R.L. Desde niño el cine ha sido mi principal pasión, aunque la he ido combinando con las series, los cómics y los videojuegos… Me interesa cualquier forma de expresión siempre que la historia o las sensaciones sean buenas. Colaboré en el weblog Zona Negativa, en la sección de cine y televisión.

1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*