‘Eso que tú me das’: última entrevista de Pau Donés, un amigo de la vida

Una se acomoda ante la pantalla para ver Eso que tú me das y, si ha seguido mínimamente los últimos años de Pau Donés, ya intuye que le van a hablar sobre la vida, no sobre la muerte, y que se va a enfrentar a la primera, no a la gran desconocida que resulta la segunda y que, siendo justos, no es la que nos causa los problemas y sufrimientos que podemos experimentar durante nuestra existencia. Dos semanas antes de morir, Pau Donés (Barcelona, 1966), el vocalista de Jarabe de Palo, llamó a su amigo Jordi Évole para que este le hiciera una última entrevista, una suerte de charla-legado que Donés deseaba llevar a cabo pese a querer vivir sus últimos días de manera tranquila y en la única compañía de sus seres queridos mientras tomaba el sol, veía cómo su hija se bañaba en un río helado o compraba queso al vecino en un pequeño pueblo de la Vall d’Aran, en los Pirineos catalanes. En esos últimos días, el cantante regaló unas preciadas horas a Évole, un valioso rato que ha acabado sintetizado en Eso que tú me das, un documental de 65 minutos de duración que nos hace dar tumbos entre el pesar más absoluto y la alegría por seguir viviendo. ¿Cómo digerir sus palabras de manera sabia? ¿Podemos?

La historia de este encuentro se inicia con el paisaje montañoso y con la voz superpuesta de la oncóloga de Pau, que da unos apuntes a Évole antes de que llegue a su cita: “Está muy delgado”. Una manera de preparar al espectador ante las imágenes de una persona muy débil ya, dominada por una enfermedad que le ha arrebatado hasta la voz, su principal arma de expresión y evasión, que en breve aparecerá en pantalla. Su figura es, seguramente, lo más triste de la experiencia al tratarse de un cuerpo que no está en concordancia con la vitalidad que desprenden sus palabras. Aun así, la charla es tranquila, cómoda y deja espacio tanto a la trascendencia como al recreo cuando Donés confiesa, por ejemplo, que la sardana es un baile aburrido y que, como todo baile, es el reflejo de una sociedad. “¿Qué van a decir, que no me gusta la sardana? Me da igual.” En el pase del film en un cine catalán, el público no pudo evitar reír. 

El autor de La flaca cuenta que le hubiese gustado vivir hasta los 70: “20 años más” y que no le daba miedo la muerte, sino el poder sufrir. Su deseo era morir como murió su abuela, que organizó una cena para toda su familia, se fue a dormir y ya no despertó. También nos habla de la urgencia de vivir, de ser valientes y de ir a por lo que uno desea y, por supuesto, no es lo mismo un YouOnlyLiveOnce en boca de cualquiera que recibir las reflexiones de una persona que está viendo cómo su camino llega a su fin. Cuando es preguntado sobre qué le ha quedado pendiente hacer, Donés vuelve a recordar que le hubiera encantado tener más tiempo, mucho más. Y poder conocer a sus posibles nietos, haberse embarcado en una mini gira para despedirse del público y, en definitiva, seguir permaneciendo aquí, ser. 

Al finalizar la emotiva entrevista, que tiene lugar en dos escenarios: uno interior que intuimos es la casa del artista y otro en las montañas, Évole le pregunta con qué canción le gustaría que se acompañasen los créditos de la charla. Qué canción para finalizar toda una vida. La escogida es El sitio de mi recreo, de Antonio Vega, uno de los cantantes predilectos de Donés y que falleció en 2009. Pau, con algo de dificultad, se despide de nosotros tarareándola mientras la butaca y nosotros mismos nos hacemos irrisorios e intentamos asimilar todo lo que hemos escuchado. La injusticia lleva rato flotando en la sala (y en la vida de muchas otras personas que han batallado y siguen haciéndolo para combatir el cáncer), pero esta vez solo podemos decir “Hasta siempre, Pau.”

Claudia Guillén
Acerca de Claudia Guillén 26 Articles
Graduada en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad Pompeu Fabra y Máster en Film Business por la ESCAC. También cursé Historia de Cine y Crítica cinematográfica en La Casa del Cine. Después de pasar por algunas agencias de comunicación y adquirir experiencia en el sector de la distribución de cine, trabajo en una plataforma digital (ojalá que la fuerza cinéfila me acompañe durante mucho tiempo). En mis ratos libres leo con bastante avidez, hago mercadillos de segunda mano y busco películas españolas curiosas por los Encantes de Barcelona.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*