Giros de la historia: el otro casting de ‘Gladiator’

Gladiator, la película que convirtió en estrellas a Russell Crowe y Joaquin Phoenix, estuvo a punto de tener otros (sorprendentes) protagonistas.

El pasado 1 de mayo se cumplieron veinte años del estreno de Gladiator en la ciudad de Los Ángeles, película que llegaría a las carteleras españolas el 17 de mayo del año 2000. Sin duda, este péplum es una de las películas más famosas y reconocidas del segundo milenio de la era cristiana y fue, además, la primera ganadora del Oscar en el siglo XXI.

Pero la película dirigida por Ridley Scott estuvo cerca de ser muy diferente a como la conocemos ahora, lo que hubiese cambiado el destino de sus protagonistas. Para ser una superproducción de la época (costó 103 millones de dólares) sorprende que su reparto estuviese encabezado por dos actores que no eran estrellas (aunque se acabarían convirtiendo en ellas, como es bien sabido).

Russell Crowe, ganador del Oscar al mejor actor protagonista, y Joaquin Phoenix, nominado al Oscar al mejor actor secundario, pusieron cara y voz a los dos principales protagonistas de Gladiator, pero a parte de ellos otros actores fueron considerados para interpretar al general Máximo Décimo Meridio y al emperador Cómodo.

Joaquin Phoenix (Cómodo) y Russell Crowe (Máximo) se convirtieron en estrellas gracias a ‘Gladiator’.

Los rostros de Máximo, el hispano que desafió a un emperador

Para Máximo, la primera opción fue el actor australiano Mel Gibson, pero rechazó el papel por semejarse demasiado al que había interpretado en Braveheart, la cinta por la que consiguió cinco años antes el Oscar a mejor dirección y a mejor película. Además, se sentía demasiado mayor para el papel. Finalmente, Gibson rodó El patriota, estrenada también en el 2000. Otros actores que fueron sondeados fueron el también australiano Hugh Jackman, que acabaría poniéndose en la piel de Lobezno en la primera película de X-Men, también de 2000, y el español Antonio Banderas.

Aunque pueda sorprender la opción Banderas para protagonizar Gladiator, conviene recordar que el personaje de Máximo es un general hispano natural de Trujillo, como él mismo expresa en la película. La ciudad cacereña, donde nacieron los conquistadores Francisco Pizarro y Francisco de Orellana, era llamada en tiempos del Imperio Romano Turgalium.

En 1999 Antonio Banderas protagonizó ‘El guerrero número 13’.

A diferencia de Crowe, a finales de siglo XX Antonio Banderas sí había protagonizado en Hollywood un taquillazo, La máscara del Zorro, que había recaudado en el mundo 233 millones de dólares, pero el fracaso de El guerrero número 13, que solo había recaudado 61 millones en todo el mundo, hizo seguramente replantear la situación. Tampoco sabemos, a ciencia cierta, hasta qué punto Banderas fue considerado una opción real para interpretar a Máximo o simplemente fue un nombre que entró en una terna que ganaría directamente Crowe.

Cuando Russell Crowe recibió el proyecto, el guion de la película apenas tenía unas cuantas páginas, prácticamente las mismas con las que se empezaría a rodar Gladiator, tan solo 21. Para entonces, Crowe acababa de rodar El dilema, por la que acabaría recibiendo su primera nominación al Oscar, y estaba gordo y con la cabeza rapada por exigencias del guion. Crowe finalmente aceptó el papel de Máximo al saber que iba a estar dirigido por Ridley Scott y que sería la primera superproducción que protagonizaría en solitario. El neozelandés finalmente ganaría su primer y hasta la fecha único Oscar por interpretar al personaje más icónico de una filmografía difícilmente igualable en aquel cambio de siglo. Entre 1997 y 2003 Crowe encadenó las siguientes películas: L.A. Confidential, El dilema, Gladiator, Una mente maravillosa y Master and Commander, todas ellas nominadas al Oscar a la mejor película.

Russell Crowe en ‘L.A. Confidential’ (1998), ‘El dilema’ (1999), ‘Una mente maravillosa (2001) y ‘Master and Commander’ (2002).

Jude Law, la alternativa a Cómodo, el emperador que acabó con su dinastía

Para el otro papel protagonista, el del emperador Cómodo, únicamente ha trascendido en todos estos años un nombre alternativo al de Joaquin Phoenix. Un nombre que igualmente hubiese hecho un gran papel y que no parece desentonar con el personaje tal y como lo conocemos gracias a Phoenix. Nada menos que Jude Law, que acababa de ser nominado al Oscar al mejor actor secundario por El talento de Mr. Ripley, fue una opción seria para interpretar al hijo de Marco Aurelio.

Jude Law en ‘El talento de Mr. Ripley’ (1999).

Precisamente, es la relación de Marco Aurelio con su hijo Cómodo una de las licencias históricas más importantes que se toma la película. Dicho esto, la gravedad de esta licencia variará según el espectador, habrá el que prefiera darle a la trama el sentido que le da el asesinato del padre en manos del hijo o el que prefiera una historia ceñida, en todo lo posible, a la realidad.

Y la realidad es que Marco Aurelio, el emperador filósofo, sí designó a su hijo Cómodo como su sucesor, y además lo hizo en vida, nombrándole corregente del imperio durante sus últimos años de reinado. Además, Cómodo sobrevivió doce años a su padre, y no los escasos meses que se muestran en la película. Eso sí, era un gran apasionado a la lucha de gladiadores, llegándose a rumorear que era hijo natural de un gladiador en una aventura extramatrimonial de su madre Faustina. También es cierto que fue asesinado joven, pero no en el Coliseo sino en una bañera a manos de un liberto. Tras su muerte, se puso fin a la dinastía de los Antoninos y Roma se sumió en una época oscura, repleta de guerras civiles que dieron pie al denominado Año de los cinco emperadores. Lejos de la paz que el final de Gladiator parece mostrar tras la muerte de Cómodo.

Christopher Plummer como Cómodo en ‘La caída del imperio romano’ (1964).

La recreación de Joaquin Phoenix de Cómodo fue la segunda que el cine ha dado del emperador, ya que Christopher Plummer lo interpretó en La caída del Imperio romano, film que data del año 1964.

Sorprende que para el papel de Lucila, hija de Marco Aurelio y hermana de Cómodo, y que finalmente interpretó la danesa Connie Nielsen, se pensara en Jennifer López. La actriz y cantante había protagonizado en 1997 el gran éxito Anaconda y en 1998 se había puesto a las órdenes de Steven Soderbergh en el thriller Un romance muy peligroso, en el que compartía protagonismo con un emergente George Clooney. Además entre 1999 y 2000 dio luz a sus primeros grandes éxitos musicales, como If you had my love, Waiting for tonight y Let’s Get Loud.

Connie Nielsen como Lucila en ‘Gladiator’ (2000).

Un reparto de secundarios de renombre y prestigio

También se ha especulado que Arnold Schwarzenneger fue considerado para el papel de Próximo, que finalmente interpretó Oliver Reed. Este actor inglés falleció de un infarto de corazón fulminante a los 61 años de edad en Malta, mientras se rodaba el film, en un pub de La Valeta, tras competir con un grupo de marineros por quien era capaz de beber más. Reed, que había tenido graves problemas de alcoholismo a lo largo de su vida, ganó la competición tras beberse doce rones dobles, ocho cervezas alemanas y catorce whiskies. Ganó la competición pero perdió la vida, y desde entonces el garito, que se llamaba simplemente The Pub, pasó a denominarse Ollie’s Last Pub (El último Pub de Ollie) en honor a Reed.

Oliver Reed en ‘Gladiator’. A la derecha una camiseta colgada en el pub donde murió en Malta, haciendo honor a la “gesta” que le costó la vida.

Nunca ha trascendido si se plantearon alternativas para los personajes del emperador Marco Aurelio y el senador Graco. El primero fue interpretado por uno de los estandartes del Free Cinema, el irlandés Richard Harris, que saltó a la fama por El ingenuo salvaje, por la que fue nominado al Oscar a la edad de 33 años. Fallecido en 2002 a la edad de 72 años, Harris será recordado entre las nuevas generaciones por ser el primer actor en interpretar a Albus Dumbledore en las dos primeras películas de la saga Harry Potter. En cuanto al senador Graco, sorprende la elección de Derek Jacobi por evidente. El protagonista de la miniserie Yo, Claudio (1976) interpreta al senador que lidera la conspiración para derrocar, junto a Máximo y Lucila, al emperador Cómodo, que quiere hacer desaparecer el senado. Precisamente durante la trama de Gladiator se cita en varias ocasiones a Claudio, como un buen ejemplo de trato y comunión entre emperador y senado, el estamento que representa el poder del pueblo de Roma.

Para finalizar, dos anécdotas del casting. El hijo y la mujer de Máximo, que esperan su regreso en Trujillo, fueron interpretados por Giorgio Cantarini, el niño de La vida es bella, y Gianina Franco, actriz costarricense y pareja entonces, y aún ahora, del director Ridley Scott.

Pablo Sancho París
Acerca de Pablo Sancho París 255 Articles
Licenciado en Historia del Arte y Comunicación Audiovisual por la U.B., Master en Ficción de Cine y Televisión por la U.R.L. y Master en Film Business por ESCAC. He sido presidente de la Federació Catalana de Cineclubs entre 2015 y 2017. He trabajado como programador en Most Festival y Cine Club Vilafranca durante cuatro años. Además, he compaginado estas tareas con la de cronista cinematográfico, profesor de cine en talleres para niños y adolescentes, y la realización de audiovisuales y cortometrajes de ficción. Me podéis contactar en pablosanchoparis@industriasdelcine.com.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*