La desaparición de ‘Mallorca’: “Los nacionales se llevaron el material cinematográfico de María Forteza y Ramón Úbeda”

De izquierda a derecha: Ramón Úbeda, Filomena Perelló (madre de Ramón), Marita Úbeda Forteza y María Forteza.

El asalto sufrido en 1939 podría explicar la desaparición de la primera película sonora dirigida por una cineasta española

Quizá fue la profesión de técnico cinematográfico de Ramón Úbeda la que hizo que el bando nacional pusiera sus ojos en aquel local del Paseo de Sant Gervasi en el que trabajaba con María Forteza en el doblaje de películas. La pareja se había instalado en Barcelona para iniciar una nueva etapa pero en 1939 el final de la Guerra Civil les deparó el mayor mazazo: la incautación de prácticamente todo su material por parte del ejército nacional. 

Después de su salida de Mallorca, la pareja llegó a la Ciudad Condal para dedicarse al doblaje de películas en los estudios Fono Palma, situados en los bajos de su propio domicilio. Una marca que él ya había registrado en 1935 según la investigación liderada por la Filmoteca Española. En julio de ese mismo año patentó dos sistemas de impresión de sonido en cine. 

“Lo que es seguro es que el alzamiento les pilló en Barcelona”, asegura el nieto mallorquín Miguel Ángel Lozano, hijo de Marita -hija de Ramón y María-, fallecida en octubre de 2019. De hecho la nueva empresa figuraba en el Anuario Musical de España de 1935 como uno de los ocho estudios de doblaje de la ciudad, tal como recoge M. Encarnació Soler en su tesis La sarsuela en el cinema com a imatge del quotidià: 1896-1940. La guía telefónica de Barcelona de 1936 mostraba que seguía en activo. 

La pareja llegó a la Ciudad Condal para dedicarse al doblaje de películas en los estudios Fono Palma

El investigador Ausín Hervella -a partir de datos del Archivo Nacional de Cataluña- sitúa a Ramón Úbeda en el frente de Huesca en octubre de 1936, en el destacamento de Tierz, como miliciano del POUM. Primero en el grupo cinematográfico y luego en la columna 3. Nada más se sabe del productor y operador de cámara hasta el final de la guerra. Hasta el fatídico 1939. “Los nacionales entraron en el local y se llevaron el material cinematográfico que tenían”, relata su sobrino nieto. Una incautación de equipos y cintas de la que no existe inventario pero que podría estar relacionada con la desaparición del cortometraje Mallorca durante tantos años. La película descubierta esta semana por la Filmoteca se considera la primera película sonora dirigida por una mujer en España, rodada entre 1933 y 1934.

Esta hipótesis podría confirmarse en las próximas semanas cuando los empleados de la Filmoteca Española tengan acceso al resto de películas que acompañaban a Mallorca en el lote que llegó en 1982 desde un guardamuebles. 

Para sus descendientes aquel mazazo explica que el matrimonio y su hija decidieran empezar de cero esta vez en Lisboa, a donde llegaron a principios de los 40. “Vivimos bien”, reconocía María Forteza en las cartas que escribían desde Portugal. “Ramón seguía experimentando con dispositivos cinematográficos y de sonido. Cuando conseguía algo de dinero, viajaba para presentar sus inventos en diferentes centros europeos. Ella continuaba trabajando como artista de variedades”, continúan sus familiares. María llegó a actuar como telonera de la célebre Amália Rodrigues, como explica Lozano y ya adelantó el diario Última Hora. 

“Cuando conseguía algo de dinero, Ramón viajaba para presentar sus inventos en diferentes centros europeos. María continuaba trabajando como artista de variedades”

En 1947 algo se tuerce. Las cartas ya no llegan firmadas por los tres sino que, pese a compartir dirección postal -y casa- Ramón comienza a escribir a la familia de Barcelona por un lado, y María y su hija por otro. “Todo apunta a que fue el momento en que decidieron romper su relación”, señala el sobrino. La separación real llegaría apenas unos años más tarde, cuando el productor y cámara decide poner rumbo a Brasil mientras que su mujer e hija regresan a Mallorca.

En 1950 madre e hija aparecen ya instaladas en la Isla, y en noviembre de ese mismo año Marita contrajo matrimonio con un músico militar. Ramón mantuvo la correspondencia con su hija y volvió a verla en 1967, en una visita a España cuando ya estaba en Sudamérica. “Siempre que hablaba de su padre decía que era alguien muy cultivado, con un talento extraordinario, pero muy inconstante”, recuerda Miguel Ángel. La familia guardó durante años otras películas de Úbeda que, por desgracia, hoy ya no se conservan. 

La investigadora mallorquina Magda Rubí apuntaba hace unos días que en una de las escenas del cortometraje -que la Filmoteca mantiene aún en su canal Vimeo debido al éxito de visitas-, en concreto una filmada en el Borne de Palma, aparece una inscripción en las bases de las esfinges que flanquean el paseo que parece decir “Arriba España”. Un lema que, según Rubí, podría retrasar algunos años la datación de la película ya que se generalizó a partir de 1936, pese a que la Falange ya lo utilizaba desde 1933. El debate sigue abierto. Varios investigadores e historiadores analizan ahora otros aspectos del metraje como el uniforme de los marines que aparecen para intentar dar con el año exacto de su rodaje.

Lea aquí la primera parte y la segunda parte de la historia de María Forteza y Ramón Úbeda.

Laura Jurado
Acerca de Laura Jurado 50 Articles
Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense (2008), y especializada en Producción Cinematográfica tras cursar el máster de ESCAC (2017). Fanática de Linklater y Lanthimos. Amante del cine escandinavo. Después del curso sobre Cultura Cinematográfica y Televisiva en Escandinavia con la Universidad de Copenhague, debutó en el cine como auxiliar de producción de ‘A Woman at War’, la segunda película del islandés Benedikt Erlingsson.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*