MARÍA DEL PUY ALVARADO: “En ‘Madre’ no hemos seguido un modelo de producción habitual; por eso es tan singular y especial”

La productora de cine María del Puy Alvarado cuenta con una dilatada experiencia al frente de proyectos de todo tipo: largometrajes, documentales, cortometrajes,  trabajos comerciales… En 2006 fundó Malvalanda, una productora audiovisual con la que ha llevado a cabo una veintena de cortos con los que ha conseguido más de 300 premios en festivales.

En el 76 Festival Internacional de Cine de Venecia, que se celebra del 28 de agosto al 7 de septiembre, presenta su nuevo proyecto, el largometraje Madre, que sigue la historia del exitoso corto con el mismo título que en 2018 ganó el Goya y fue nominado a los Oscar. Ambos trabajos están firmados por Rodrigo Sorogoyen, uno de los cineastas españoles más en boga en los últimos años, autor de los thrillers El Reino (2018) y Que Dios nos perdone (2016).

A lo largo de su trayectoria María del Puy Alvarado ha recibido tres nominaciones a los premios Goya por los cortometrajes Luchadoras (2009), Primavera Rosa en México (2016) y Madre (2017), que acabó llevándose el galardón. A estos hay que sumar el corto Elena Asins-Génesis (2014), que también tuvo un gran recorrido y fue reconocido con varios premios.

Además, desde hace unas semanas, es miembro de la Academia de Hollywood, una distinción que le llegó después de su paso por los Oscar a propósito de Madre.

Aunque haya casos de cortos que pasan a largos, no es algo usual. Recientemente ha pasado con Madre, que además de ganar el Goya al mejor cortometraje, fue nominado al Oscar. ¿Se esperaba una acogida tan buena?

Cuando empiezas con un proyecto nunca sabes lo que va a pasar. El guion me gustó muchísimo y me hizo vibrar, pero no tenía ni idea de hasta dónde llegaríamos con él. Como productora piensas en hacer un proyecto que te gusta e imaginas el recorrido que puede tener por festivales, pero no que reciba un aluvión de premios y que sea nominado al Oscar como en este caso. Cuando estábamos pendientes de entrar en la shortlist, que es el paso previo a la nominación, éramos muy conscientes de que el nivel era muy alto, pero también sabíamos que el corto había tenido mucha presencia y finalmente nos llevamos una grata sorpresa.

¿Cómo se gestó la idea de dar este paso del corto al largo?

Al leer el guion lo primero que le dije a Rodrigo Sorogoyen, guionista y director, era que aquí había una película. En ese momento él estaba comprometido con varios proyectos como El Reino y no quería parar Madre, con lo cual decidimos hacer el corto y más tarde lanzarnos a por la película, que siempre estuvo allí. Ambos creímos que si funcionaba, el éxito del corto nos ayudaría a financiar el largo y así fue. Cuando fuimos a los Oscar, por ejemplo, ya habíamos rodado la película. Es cierto que no es un modelo de producción habitual porque el corto es la primera escena del largometraje, pero por eso es tan singular y especial.

La actriz Marta Nieto y el director Rodrigo Sorogoyen en el rodaje de ‘Madre’.

Para los que ya hayan visto el corto, ¿nos puedes avanzar algún detalle sobre lo se encontraran en el largo?

Madre es un thriller psicológico de autor. La historia se ubica años después que la del corto y narra un viaje bonito hacia la luz. La actriz Marta Nieto vuelve a ser la protagonista, se ha echado la película a la espalda y ha bordado su papel.

La película participará en el 76 Festival de Cine de Venecia e inaugurará la Sección Oficial de la 16ª edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla. ¿El recorrido por festivales se ha hecho cada vez más imprescindible para contribuir al éxito de taquilla?

Los festivales hacen una labor de comunicación y promoción muy importantes e ir a los de Clase A es muy difícil, por eso es importante tener un distribuidor y un agente de ventas internacionales como nosotros tenemos a Le Pacte en Madre, el largometraje. Aun así, también hay parte de accidente y de azar en todas las selecciones de festivales y desde luego en el caso de los Oscars. En el caso de Madre, el cortometraje, participamos en los Oscars y previamente en Toronto. Este festival te ayuda a subir peldaños para la carrera internacional y el hecho de estar muy enfocado al mercado americano te orienta en el camino hacia los Oscar. Y en el caso del largometraje participamos en la sección Orizzonti de Venecia y también como dices en la inauguración de Sevilla, lo que nos proporciona un buen arranque para la película a nivel de promoción previo al estreno.

Con la llegada de septiembre entramos en los últimos meses del año, en los que se concentran la mayor cantidad de estrenos de películas españolas, que compiten por los premios Goya. A Madre le tocará lidiar en medio de esta vorágine, ya que su estreno está previsto para el 15 de noviembre. ¿Cómo tienen previsto defender el film de tal situación?

Siempre intentas hacer todo lo que crees que puedes hacer a nivel de marketing, comunicación, festivales… Pero es muy difícil. Ahora ya tenemos fecha, pero es complicado saber si nos va a ir bien o mal, ya que hay muchos factores que intervienen. Desde el tiempo que va a hacer ese fin de semana hasta un acontecimiento puntual que haga que la gente no vaya al cine.

“Las grandes plataformas online han contribuido a financiar y amortizar algunas películas que tienen dificultades para competir en salas de cine”

Los datos de taquilla del otoño pasado fueron muy malos, pero tengo la esperanza de que no se vuelvan a repetir. Es muy importante que el cine español se defienda y las películas vayan bien en taquilla. Para ello tenemos que hacer productos de calidad, que gusten y caigan bien tanto a público como a crítica, cosa que no es sencillo.

Muchos exhibidores viven con preocupación la cantidad de estrenos que tienen que abarcar semana tras semana. Como productora, ¿cree que estamos llegando al tope de lo que el sector puede absorber en salas de cine?

Es complicado porque se estrenan muchas más películas que hace diez años. La parte buena es la visibilidad que tienen ahora las películas, ya que pueden estar en una gran plataforma online como Netflix o HBO, que tienen presencia en países de alrededor del mundo, y conseguir muchos más espectadores.

Pero en este caso, ¿hay suficiente retorno de la inversión?

Cada película es un mundo y hay muchos tipos de contratos. Ahora bien, estas plataformas pueden llegar a pagar cantidades altas a cambio de tener exclusividad de la obra a nivel internacional, aunque hay excepciones en los casos de coproducción, donde deben tener en cuenta que esa película se tiene que estrenar en los países de las productoras participantes.

La llegada de las grandes plataformas online ha contribuido a financiar y amortizar algunas películas, sobre todo ante la dificultad de estas para competir en las salas de cine. Al final, van sucediéndose cambios en todos los sectores y hay que adaptarse.

Y entre los mayores cambios del sector del cine se encuentran los hábitos de consumo.

Sí, todavía no tengo muy claro cómo nos adaptaremos a los nuevos hábitos de consumo, ya que los jóvenes se han acostumbrado a ver el cine en plataformas online. A corto plazo los hemos perdido y el gran interrogante es si los podremos recuperar. No se trata ya tanto del precio de la entrada sino de un cambio de hábito. Pero el impacto que causa una película en tu memoria vista en una sala de cine no es el mismo que en casa. Aunque tengo amigos que se han montado un Home Cinema muy bien equipado, el nivel de concentración es muy disperso fuera de la sala de cine. Hemos perdido mucha capacidad de concentración para disfrutar de las películas.

La democratización de las mejoras tecnológicas han permitido aumentar la calidad de los cortos, pero pocos de ellos tienen la oportunidad de estrenarse en una sala de cine. ¿Qué vías tienen para hacerse un hueco en el mercado?

La visibilidad de los cortos en salas de cine es muy poca, pero hay que pensar que un corto puede tener un recorrido de entre unos 100 y 200 festivales, con lo cual, al finalizar su paso por ellos habrá conseguido muchos espectadores.

El circuito comercial es muy reducido, pero hay canales que siempre han apostado por los cortometrajes como Movistar+, Telemadrid o Filmin, donde se puede ver Madre.

¿Cree que casos como el de Madre pueden contribuir a dar mayor cabida a los cortos o, realmente, es algo difícil tal y como está orquestado el sistema?

Hasta el momento ocho han sido los cortos españoles nominados a un Oscar, cosa que no ha sucedido con los largometrajes. Eso da una visión de la elevada calidad de los cortos españoles. Si bien son obras que no se pueden medir solo por su rentabilidad económica, las tenemos que valorar por las otras muchas cosas que aporta. Se trata de un formato de experimentación y te permite desarrollar luego otro tipo de proyectos. En términos económicos no es tan rentable, pero el riesgo también es mucho menor.

“Hemos perdido mucha capacidad de concentración para disfrutar de las películas”

Malvalanda ha producido casi una veintena de cortometrajes con los que ha conseguido más de 300 premios en festivales, además de documentales y trabajos comerciales. Esto son las cifras del éxito, pero ¿cómo lo definiría a nivel personal y profesional?

Lo primero es preguntarse qué es el éxito. En mi caso es tener la libertad de elegir el proyecto que quiero hacer y con quien quiero, y luego ser partícipe de la materialización de las historias. Para ello prefiero hacer menos producciones al año y estar a fondo con un solo proyecto para centrarme de lleno en él.

Hace unos meses la invitaron a formar parte de la Academia de Hollywood. ¿Cómo recibió esta distinción y qué supone para usted?

La recibí con mucha alegría, ya que estuve con el equipo de la Academia durante el paso del corto por los Oscar y fue un honor que consideraran que mi trayectoria era lo suficientemente interesante como para invitarme a ser miembro de la Academia de Hollywood. Además, no todo el mundo que ha estado nominado a un Oscar entra a formar parte de la Academia, con lo cual, es una distinción que agradezco.

Por primera vez en la historia, la mitad de las nuevas invitaciones han sido destinadas a mujeres. ¿Cree que, finalmente, algo está cambiando o es solo una moda?

Creo que afortunadamente las cosas están cambiando y aunque siga habiendo más hombres que mujeres en la Academia, vamos por buen camino. Ahora las mujeres tenemos una mayor visibilidad en el ámbito profesional en general y, pese a que es más fácil que brille un hombre, vamos camino hacia la igualdad.

Lídia Oñate
Acerca de Lídia Oñate 59 Articles
Licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Pompeu Fabra y Máster en Dirección de Redes Sociales y Marketing Digital por Fundeun – Universidad de Alicante. Actualmente me encuentro inmersa en la distribución cinematográfica, un sector que vivo de lleno desde la comunicación y el marketing. Me encantan las bambalinas del mundo televisivo y cinematográfico, viajar (tanto cerca como lejos), hacer fotos de paisajes y gastronomía que luego irán a mi Instagram, disfrutar con la Historia y echar una partidas al Monopoly, la Play o lo que se tercie. Porque sí, la diversión en la vida es importante. Y el cine ayuda. Me podéis contactar en lidiaonate@industriasdelcine.com.

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. Marta Nieto, la revelación de ‘Madre’ premiada en Venecia - Industrias del Cine
  2. ‘Industrias del Cine’ cumple su segundo aniversario - Industrias del Cine

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*