‘Too Funny To Fail’, risas canceladas

Durante la última entrega del Serielizados Fest, y gracias a la plataforma de streaming Filmin, los espectadores españoles tuvieron la posibilidad de ver una joya de documental titulada Too Funny To Fail (2017). La cinta recoge un suceso histórico dentro de la televisión pública estadounidense que se había mantenido inédito en nuestro país, ya que realiza una radiografía de uno de los mayores fracasos de la pequeña pantalla, The Dana Carvey Show (1996), que apenas estuvo 7 semanas en antena. A pesar de que la temporada estaba compuesta por 8 episodios, ésta fue cancelada justo antes de la emisión de la octava y última entrega.

El documental de Hulu mezcla material de la época con testimonios actuales de la mayoría de personas que tomaron parte en la creación del mítico show. Así pues, esta crónica del fracaso bucea tanto en las profundidades de la génesis de este programa como en los mecanismos internos de la televisión de los años 90 en Estados Unidos. Con una de las mayores estrellas catódicas del momento como figura de cartel; es decir, Dana Carvey; con la mejor franja de la parrilla de programación (aunque luego se demostró que fue justo lo contrario); y con un equipo de ensueño formado por gran parte de los popes de la comedia estadounidense de las últimas décadas, lo tenían todo para alcanzar la gloria, el éxito y el triunfo. La realidad fue muy distinta, ya que su apuesta por la transgresión, la vanguardia, y la incorreción fue incomprendida por el público, la crítica, los anunciantes y, sobre todo, por la cadena; una ABC que fue precisamente en ese momento comprada por Disney. Una de los elementos claves en toda comedia que se precie es el timing, y esto fue en parte lo que condenó a este programa al más profundo de los abismos; el mal timing de haber coincidido su gestación con entrar a formar parte de la familia de la compañía de Mickey Mouse, y si a esto le sumamos que se emitía justo después de la serie, para toda la familia, Un chapuzas en casa, la tragedia comenzaba a mascarse.

Pese al enorme fracaso, The Dana Carvey Show nos enseñó que otra televisión es posible (de hacer, al menos; otra cosa sería ya de emitir), siendo todo un canto a la libertad creativa. Sus participantes, pese a los sinsabores, disfrutaron de todo un proceso en el que rompieron barreras, pero que nunca pretendieron aleccionar a nadie. Si ya en 1996 su humor era difícil, aún más lo sería hoy en pleno 2020 con una sociedad encorsetada que vive en la ofensa continua y la censura.

En solo hora y media el documental hace gala de frescura y ritmo para combinar el material de archivo con las entrevistas a sus protagonistas. De este modo, el espectador patrio puede ver sketches de un programa único y mágico del que apenas habíamos tenido noticias aquí. Salvando las distancias, se podría decir que recogen el testigo de los Monty Python: todo es posible y nada tiene sentido, o no.

Entre los sketches más memorables del programa, se encuentra uno que es historia de la televisión americana. Grabado para ser emitido en el octavo y último capítulo, la suspensión prematura de The Dana Carvey Show hizo con los espectadores no lo llegasen a ver en aquel momento. Por suerte, años después, en una emisión de SNL presentada por Dana Carvey, el cómico volvió a reproducir el sketch. Inspirado en el caso real del presentador Tom Brokaw, que dejó filmado el anuncio de la muerte de Ronald Reagan en diferentes circunstancias y momentos, para asegurarse de que era él quien anunciase su muerte. Este hecho real fue llevado al extremo por Carvey, sustituyendo al ex-presidente Reagan por el ex-presidente Gerald Ford, anunciando su muerte en las más hilarantes circunstancias.

Además del propio Dana Carvey, estrella histórica de Saturday Night Live, hicieron posible este show: Steve Carell y Stephen Colbert (amigos entre sí, y unos desconocidos por aquella época), Robert Smigel (legendario guionista de SNL), Louis C.K. (monologuista de éxito y creador de la serie Louie, aunque caído en desgracia por problemas de acoso), Charlie Kaufman (uno de los escritores más originales de los últimos 25 años), Robert Carlock (productor de Friends, Rockefeller Plaza, Unbreakable Kimmy Schmidt…), entre otros. A pesar del enorme fracaso que este show supuso, y que más de uno creía que su carrera ya estaba acabada, gracias a su enorme talento pudieron sobreponerse y ser artífices de la comedia americana de las dos últimas décadas.

Uno hubiera deseado que The Dana Carvey Show hubiese tenido el reconocimiento que se merecía, pero, en el fondo, eso era imposible. Al menos, siempre nos quedará este entretenidísimo documental que nos expone con atino cómo fue saborear la miel de la derrota, y cómo sus participantes, contra todo pronóstico, alcanzaron la fama y éxito en sus posteriores trabajos.

Giovanni Casella
Acerca de Giovanni Casella 16 Articles
Licenciado en Comunicación Audiovisual por la UMA y Master en Ficción de Cine y Televisión por la U.R.L. Desde niño el cine ha sido mi principal pasión, aunque la he ido combinando con las series, los cómics y los videojuegos… Me interesa cualquier forma de expresión siempre que la historia o las sensaciones sean buenas. Actualmente colaboro en el weblog Zona Negativa, en la sección de cine y televisión.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*