Un verano en ‘La piscine’, con Romy Schneider y Alain Delon

La piscine es un relato de verano que nos deja con esa sensación incómoda de final de vacaciones

El calor de la Côte d’Azur azota, la pasión rebosa los límites de la piscina, los invitados empiezan a llegar a nuestra casa de ensueño y tenemos todos los días por delante. ¿Qué puede salir mal? Nada. Y aparentemente y a lo largo de La Piscine nuestra única preocupación como espectadores es “¿qué habré hecho yo en la vida para no estar de veraneo en esa casa con ellos?”

Ellos; Romy Schneider y Alain Delon, son la pareja perfecta en la ficción y en la vida real en los años 60. Seguramente sean (bendita ignorancia) los mejores anfitriones que podrías tener para tus vacaciones en Saint Tropez. El filme empieza con la joven pareja retozando al borde de la piscina y luego cada plano de ellos se ha convertido ya en mítico, no solo del cine sino como referente estético enmarcando el escenario perfecto de un verano (aparentemente) idílico.

Sin embargo, la cosa se le complica a la pareja perfecta cuando Harry (Maurice Ronet), un ex amante de Marianne (Romy Schneider), llega a su casa para pasar las próximas semanas acompañado de su hija de 18 años, Penélope (Jane Birkin). Desde el primer cruce de miradas entre Jean-Paul (Alain Delon) y Penélope tememos por la paz y tranquilidad que imperaba en esa casa. Aun así, más tarde descubriremos que deberíamos haber estado preocupados por muchas más cosas.

Nada de lo que ocurre en aquella casa de veraneo es medio normal; una adolescente de 18 años apenas tiene otra preocupación que pasearse por un jardín, un escritor frustrado deambula por la casa con una toalla atada a la cintura o un padre fardón que parece estar enamorado de su hija. Pero la escena más comprometida de toda la cinta es sin lugar a dudas la fiesta. En un momento dado Harry dice que se va a Saint-Tropez a ver a unos amigos y este acaba trayéndolos a la casa. Si la tensión en esa casa ya se podía palpar con los cuatro, añadiendo más leña al fuego la chispa de aviva. Cada uno de ellos aprovecha el momento idóneo para jugar sus cartas y entrar en un espiral de celos y rencor que les acabará pasando factura.

El giro final es decisivo para dar sentido a toda una trama pero si no lo hubiera nos habríamos quedado prendados de esa estética, esos looks, esos vinilos que suenan, esas comilonas, ese coche, esa pasión… y verdaderamente, nada más. Aunque nos encante, hay que reconocer que es una película donde muchas veces los diálogos brillan por su ausencia y que como espectador te dejan con las ganas de saber más de ellos; sus inquietudes, sus pensamientos, su pasado y sus motivos. Por suerte, la nueva versión en Blu-Ray lanzada por DVD Store sí nos da una escena de un diálogo transcendental para la película que estuvo censurada aquí en España en su estreno. En la versión doblada, además, es divertido ver como ese trozo nunca fue doblado y los protagonistas continúan la conversación más tensa de toda la trama en francés. Por ello es recomendable ver toda la película en versión original desde el inicio.

En resumen, La piscine es un disfrute para la vista que al carecer de diálogos nos permite zambullirnos en ella como un personaje más, pensando qué habríamos hecho nosotros aquél verano en una situación así en una casa como esta.

Pol Hernàndez
Acerca de Pol Hernàndez 13 Articles
El interés por el marketing y el cine me llevó primero a graduarme en Management en la UPF para luego completar mi plan curricular en la ESCAC con los Masters de Producción Cinematográfica y Film Business. Actualmente trabajo en el sector de la distribución cinematográfica.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*