‘On Chesil Beach’, compasión sin comprensión

La octava edición del D’A Film Festival ha dado su pistoletazo de salida con On Chesil Beach, la adaptación de la célebre novela de Ian McEwan, quién ya fuera adaptado al cine con la excelente Expiación.

Si la película de Joe Wright, estrenada en 2007, nos descubría el talento de Saoirse Ronan, once años después, y con un puñado de grandes interpretaciones, la actriz de veinticuatro años, y nominada tres veces al Oscar, nos confirma que a sus treinta será la nueva Kate Winslet, a los cuarenta la nueva Cate Blanchett y a los cincuenta la nueva Helen Mirren.

Ronan interpreta a Florence, una chica perfecta procedente de una familia económicamente privilegiada y graduada en Oxford, que se enamora de Edward, de familia mucho más modesta, sin un empleo asegurado y con un pasado salpicado de alguna pelea. Contada a partir de flashbacks, todos parten de la noche de bodas de la joven pareja. Conocemos sus pasados, todos aquellos momentos que marcan los fundamentos de una historia de amor y que son perfectamente reconocibles para el público, pero el film decide ir más allá, traspasar ciertas fronteras, abrir puertas. On Chesil Beach empieza donde tantas películas desean terminar.

On Chesil Beach empieza como una comedia romántica, pero poco a poco se adentra en los sombríos recovecos de una relación, momentos que no solemos ver en el cine más convencional, pues siempre la escena termina antes de entrar en la definitiva intimidad de una pareja. Son momentos donde se reconocen los traumas que todos arrastramos.

McEwan, que además de ser el autor de la novela también escribe el guion, explora la sexualidad de sus protagonistas, que a principios de los años sesenta, está llena de tabús, ignorancia y una preocupante falta de educación sexual, que todavía hoy sufrimos. Tanta desinformación niega respuestas a las necesarias cuestiones que el despertar de la sexualidad plantea. La información, además, añade compasión y comprensión al entorno y a aquellos que la sufren. Es determinante que la película se ambiente en esa época, a escasos años de la revolución sexual que vivió occidente en los años 70 y por la cual los personajes acabarán pasando al final de la película.

El film está narrado con una elegancia muy británica pero a la vez muy fresca, gracias al carisma que desprenden los protagonistas, y como pasara en Expiación con el vestido verde que lucía Keira Knightley, el icónico vestido azul de Saoirse, recortado sobre un mar bucólico, presagia el drama.

El debutante Dominic Cooke, experimentado y prestigioso director teatral, narra con gran sutileza todo aquello que se esconde tras actitudes a veces difíciles de entender, que solo el tiempo permiten curar, para llevar al espectador más allá donde el lenguaje deja ver.

Distribuida por BTeam Pictures, On Chesil Beach llegará a la cartelera española el próximo 29 de junio.

Pablo Sancho París
Acerca de Pablo Sancho París 258 Articles
Licenciado en Historia del Arte y Comunicación Audiovisual por la U.B., Master en Ficción de Cine y Televisión por la U.R.L. y Master en Film Business por ESCAC. He sido presidente de la Federació Catalana de Cineclubs entre 2015 y 2017. He trabajado como programador en Most Festival y Cine Club Vilafranca durante cuatro años. Además, he compaginado estas tareas con la de cronista cinematográfico, profesor de cine en talleres para niños y adolescentes, y la realización de audiovisuales y cortometrajes de ficción. Me podéis contactar en pablosanchoparis@industriasdelcine.com.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*