‘Varda por Agnès’: À bientôt, Agnès

Este viernes 5 de julio llegará a las salas de cine el último trabajo de Agnès Varda: Varda por Agnès, un compendio de charlas recientes de la propia directora acerca de su legado cinematográfico y artístico unido a retales de algunas de sus obras más destacadas. El documental, que llegó a ser presentado este febrero por la maestra francesa en la Berlinale, es una admirable carta de despedida para los seguidores acérrimos de Varda y es, además, un carismático retrato de la personalidad de la artista; una artista más cercana a la sencillez de quien filma lo banal “porque no es banal”, que a la opulencia de saberse una de las precursoras de la nouvelle vague.

A Agnès Varda le parecía maravilloso, fascinante, ver a un panadero hacer las hendiduras al pan. Esto, algo mínimo, fuera del interés del común de los mortales, ella lo estudiaba, diseccionaba y lo convertía en una pequeña obra de arte casi siempre en la barrera entre el documental y la ficción. Su máxima era tener inspiración para poder crear y llegar a crear para poder compartir. Y no le solían faltar las musas. En Daguerréotypes, un documental rodado en 1975, Varda nos enseñaba la rue Daguerre, su calle, y nos mostraba cómo vivía la gente que la frecuentaba: los carniceros, los ancianos… Un ejemplo perfecto de amor al cine como ejercicio revelador de la vida cotidiana y a las ansias por compartir la realidad de la autora de Sin techo ni ley (1985).

La cineasta, que falleció el 29 de marzo de 2019, llevaba años recibiendo premios honoríficos: la Palma de Honor en Cannes, el Óscar, el Premio Donostia, el Leopardo de Honor en Locarno… Reconocimientos a toda una carrera volcada en narrar historias ajenas de contenido social y a su búsqueda, siempre ávida, de nuevas formas de colocar la cámara. Con Cleo de 5 a 7, su segunda obra y una de las más aclamadas de su filmografía, Varda ya asentaba las bases de un estilo que seguirían y ampliarían Truffaut y Godard, quienes por aquel entonces de dedicaban a la crítica de cine. Otra de sus máximas aportaciones, de sus razones de ser, fue la de naturalizar el papel de la mujer en el cine y como persona que vive más allá de los fogones y los pucheros. Para la francesa, “el hombre siempre fue el burgués y la mujer es el proletariado”. ¿Su bando? Claramente, el de los trabajadores y las mujeres.

Hace apenas unos meses, la también fotógrafa de pelo bicolor declaraba su intención de no jubilarse: quería retirarse para dedicarse a las instalaciones artísticas, algo que le apasionaba y que se puede apreciar en su último documental con el momento dedicado a, entre otros ejemplos, Patatutopia: una instalación inspirada en una patata en forma de corazón que recogió después de rodar Los espigadores y la espigadora, en el año 2000. Una muestra de su creatividad, encanto… y su pizca de peculiaridad.

Agnès por Varda sigue mostrando a una incombustible creadora de 90 años aún curiosa y ávida de comprender el mundo. A pesar de su sencillez (no supera a Les plages d’Agnès, el documental que explora sus memorias), la mítica cineasta echa una amable e inteligente ojeada a su mundo interior y exterior que no decepcionará a sus seguidores. Decimos hasta pronto porque alguien que deja semejante legado en el mundo del séptimo arte no se olvida nunca, no desaparece. Como la tarotista pidiendo a Cleo que elija las cartas al inicio del film, Varda es pasado, presente y futuro de un cine que siempre, aunque no lo sepa, mira a los referentes para construir el porvenir.

Claudia Guillén
Acerca de Claudia Guillén 4 Articles
Graduada en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad Pompeu Fabra y actualmente cursando el Máster en Film Business por la ESCAC. También estudié un curso sobre Historia de Cine y Crítica cinematográfica en La Casa del Cine. Después de pasar por algunas agencias de comunicación, me encuentro iniciándome en el mundo de la distribución (ojalá que la fuerza cinéfila me acompañe durante mucho tiempo). En mis ratos libres leo con bastante avidez, hago mercadillos de segunda mano y busco películas españolas curiosas por los Encantes de Barcelona.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*