MÉLODY BRECHET-GLEIZES: “El mercado español no puede absorber la enorme cantidad de películas francófonas que se producen”

Ana-Belén Fernández y Mélody Brechet-Gleizes dirigen el festival Ohlalà.

La segunda edición de Ohlalà, el Festival de cine francófono de Barcelona, se inaugura hoy, 13 de marzo, con una programación formada por once largometrajes que tienen en común la lengua francesa, a los que se suman cuatro enmarcados dentro de la retrospectiva dedicada a la cineasta Agnès Jaoui, que amadrina el certamen.

Ohlalà, que se podrá disfrutar en el Instituto Francés y los Cines Texas hasta el 19 de marzo, es una iniciativa de Ana-Belén Fernández y Mélody Brechet –Gleizes, con quien hemos hablado sobre este proyecto que nació para cubrir el creciente interés en nuestro país por una de las cinematografías más amplias, diversas y cualitativas del mundo.

Este miércoles vuelve Ohlalà, en el que se proyectaran once largometrajes de Francia, Bélgica, Suiza, Quebec y Túnez, todos ellos con la lengua francesa como denominador común. ¿Qué otras particularidades comparten?

Este año tenemos muchas películas sociales que hablan sobre la familia, los derechos de las mujeres, las dificultades en el mundo laboral…

Elegimos, principalmente, films que no han encontrado distribución comercial. Son pequeñas joyas que creemos que el público debe tener una oportunidad de verla. Por eso es muy importante el papel de los festivales. En nuestro caso nos dirigimos a un público muy local y, al ser un festival muy joven, no podemos pretender tener un estreno nacional. Aun así, los espectadores van a poder ver grandes films como Nos batailles, Un amour impossible y En guerre, entre otras.

¿Por qué cree que no han podido encontrar distribución comercial todavía?

Creo que se produce una cantidad de películas francesas enorme: 250 al año. Sumadas a las de Bélgica, Suiza, Quebec… El mercado español no tiene la capacidad de absorberlas todas y algunas, que son más arriesgadas, las dejan aparte porque ven que quizá no tienen un potencial comercial importante. Aunque me sorprende que algunas como Les chatouilles no hayan encontrado distribuidora. En los demás casos, todavía están en negociaciones con distribuidoras locales y es posible que después del festival encuentren una.

Con lo cual el festival también ayuda a que estas películas obtengan una mayor visibilidad en el mercado.

Sí, nuestro objetivo es que se puedan distribuir en España a nivel nacional y que más gente pueda verlas porque creemos que son películas de alta calidad. Algunas han participado en Festivales de clase A y han obtenido varias nominaciones a los Premios César.

¿Ha aumentado el número de largometrajes participantes y proyecciones?

Sí, este año hay una película más. En total son once en competición y cuatro más, que forman parte de la retrospectiva.

Esta segunda edición, además, viene con una madrina de lujo: Agnès Jaoui, a quién el festival dedicará una retrospectiva. ¿Cómo surgió la propuesta y qué le pareció la iniciativa del festival?

Conocí a Agnès Jaoui en persona a raíz de una de sus películas, “Un cuento francés”, que presentó en España. Sabía que tenía un buen contacto con el público y además es una de las directoras francesas más hispanófilas. Le encanta España y ha venido varias veces por aquí. También habla bastante bien el español y estaba casi segura de que iba a aceptar nuestra invitación. Y así fue.

Sobre su trayectoria he de decir que es una de las cineastas francesas más premiadas: ha conseguido 6 premios César como guionista y directora, y además es una artista pluridisciplinar: es guionista, directora, actriz y cantante. Por eso hemos creído interesante organizar una masterclass con ella en la escuela de cine Bande A Part de Barcelona este jueves 14 de marzo.

“Hemos tenido que luchar mucho este año para tener las películas que nos interesaban”

Durante el festival proyectaremos cuatro de sus películas: Le goût des autres (Para todos los gustos), Comme une image (Como una imagen), Aurore (50 primaveras) y Au bout du conte (Un cuento francés).

¿Es complicado hacer un festival de estas características con propuestas competitivas?

Tener las películas más arriesgadas es bastante más fácil porque los agentes de ventas están dispuestos a cedérnoslas a un precio razonable.

Las más complicadas son las que han estado en el Top 10 de la taquilla francesa. Además, este año hemos elegido películas recientes y las negociaciones han sido más duras porque algunas distribuidoras nos ponen las mismas condiciones que otros festivales mucho más grandes. Al final hemos tenido que luchar mucho para tener las películas que nos interesaban y hemos sufrido porque algunas nos las han confirmado a última hora con lo que todo eso conlleva a nivel de comunicación y subtitulado. Otras no las hemos conseguido porque los agentes de ventas todavía están intentando venderlas a distribuidoras españolas y no quieren arriesgarse a difundir la película en un festival  si luego la distribuidora no quiere.

¿Cómo es el proceso de selección de las películas y qué aspectos tenéis en cuenta a la hora de escoger la programación?

Es muy complicado seleccionar los títulos porque al final solo tenemos una docena de huecos para la competición oficial, que tiene lugar en el Instituto Francés de Barcelona, y luego, en paralelo, hacemos una retrospectiva de la madrina o padrino del festival, que este año es Agnès Jaoui. Vendrá a Barcelona tres días y durante el festival proyectaremos cuatro de sus películas.

“No hacemos un festival francófono para la comunidad francófona, sino que queremos que venga público de aquí”

Para la selección hemos considerado un total de 120 películas. Nos imponemos tener al menos una de cada país francófono como Francia, Bélgica, Suiza o Quebec. En el caso del norte de África miramos en Túnez, Marruecos o Algeria. Como novedad, en esta edición participará una película de la República Democrática del Congo.

¿Cuál es el público objetivo principal al que se dirige el festival?

Nos dirigimos al público cinéfilo de Barcelona y en general, que mayoritariamente suele ser femenino y mayor de 35 años. También tenemos un nicho importante, que es la comunidad francesa, formada por unos 50.000 franceses que residen en Barcelona y alrededores. Pero tenemos muy claro que no hacemos un festival francófono para la comunidad francófona, sino que queremos que venga público español. Por eso subtitulamos todas las películas al catalán y castellano. Nuestro objetivo es equilibrar ambos públicos.

El cine francés se ha ido ganando año tras año un espacio en las carteleras españolas por los buenos resultados que suele obtener en taquilla. ¿Por qué motivo cree que funciona mejor que otras cinematografías?

Creo que es por la diversidad del cine francés. En Francia se producen tanto comedias, algunas de gran nivel, como dramas, romances, documentales y en cuanto a los largometrajes de animación, las productoras francesas tienen un gran bagaje. Al final, es la calidad del cine lo que hace que los espectadores españoles se hayan interesado en las películas francesas.

Una de las novedades de este año es el Premio de la Crítica, que se suma a los galardones que se entregaban hasta ahora: Premio del Público y el Premio del Jurado Joven. ¿Por qué motivo habéis decidido ampliarlo con uno que sea a cargo de la crítica?

Es interesante tener el punto de vista de profesionales del cine, además del Jurado Joven. Era una idea que teníamos desde el año pasado, pero este año nos hemos podido organizar mejor y ahora ya es una realidad. En esta edición, el jurado de este premio estará formado por María Adell, Marta Armengou, Philipp Engel, Eulalia Iglesias y Pere Vall.

Los inicios suelen ser difíciles, pero mantenerse todavía más. ¿Qué retos quedan pendientes para próximas ediciones?

Queremos asentar un poco más el festival y proponer más películas. Puede que también busquemos una tercera sede. Además, nos gustaría desarrollar la parte de industria para promover la coproducción entre Francia y España.

Lídia Oñate
Acerca de Lídia Oñate 50 Articles
Licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Pompeu Fabra y Máster en Dirección de Redes Sociales y Marketing Digital por Fundeun – Universidad de Alicante. Actualmente me encuentro inmersa en la distribución cinematográfica, un sector que vivo de lleno desde la comunicación y el marketing. Me encantan las bambalinas del mundo televisivo y cinematográfico, viajar (tanto cerca como lejos), hacer fotos de paisajes y gastronomía que luego irán a mi Instagram, disfrutar con la Historia y echar una partidas al Monopoly, la Play o lo que se tercie. Porque sí, la diversión en la vida es importante. Y el cine ayuda. Me podéis contactar en lidiaonate@industriasdelcine.com.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*