Planet Thor: Hulk al rescate

Thor: Ragnarok supone el tercer y último intento, hasta la fecha, por parte de Marvel Studios de revitalizar y rentabilizar una de sus franquicias menos exitosas. Las aventuras del hijo de Odin en la gran pantalla no han cuajado del todo por parte de la crítica ni del público. Es más, a diferencia de sus otros compañeros vengadores, a excepción de Hulk, ni siquiera ha encontrado su tono, su propia voz, hasta el momento dentro del MCU (Marvel Cinematic Universe). Para ello, Marvel ha acometido una serie de cambios tanto en la forma como en el fondo para alcanzar la fórmula del éxito, una fórmula que, gracias a la labor de Kevin Feige como auténtico director de orquesta, han repetido hasta la saciedad con bastante acierto.Con las dos entregas anteriores se cometieron varios fallos. Principalmente, destacaría la mala elección a la hora de designar al director. En la primera película, la presencia de Kenneth Branagh no fue acertada. Pretender dar un toque shakesperiano a Thor no era la mejor idea de cara a la taquilla, más si tenemos en cuenta que salvo su última película, Cenicienta, Branagh no es un director muy dotado con vistas a obtener una buena recaudación.  Sin ir más lejos, y dentro del terreno comercial, su posterior película, Jack Ryan: Operación sombra fue la que peores números obtuvo en la taquilla dentro de una saga que había funcionado razonablemente bien. Para la segunda entrega, Alan Taylor fue el elegido, un director con experiencia esencialmente en televisión. Si bien es cierto que había trabajado en las series más prestigiosas de las últimas décadas, el salto a la gran pantalla (aunque hay que recordar que su debut cinematográfico data de 1995 con el filme Palookaville), además manejando un presupuesto holgado, le quedó grande. La película adolecía de un acabado visual pobre.

Hemos hablado hasta aquí de la elección fallida de dos directores y ahora nos viene un tercero, y esto mismo ya es un problema. ¿Qué quiero decir con esta afirmación? Primero, como ya mencioné antes, Thor no ha encontrado su estilo propio y esto se demuestra en el cambio continuo de director. Segundo, si vemos la línea editorial de Marvel Studios es la de dar continuidad a los directores que han cosechado éxitos en las distintas franquicias. La intención es que el director repita para que así cada entrega dentro de esa saga mantenga un tono lo más cohesionado y uniforme posible, y con Thor esto no se ha dado desde el primer momento. Aquí Feige no ha dado todavía con la tecla.

Los resultados en la taquilla de las dos primeras entregas fueron:

Thor (2011)

181 millones de dólares en EE UU

449 millones de dólares en la taquilla mundial

Presupuesto: 150 millones de dólares

Thor: El mundo oscuro (2014)

206 millones de dólares en EE UU

644 millones de dólares en la taquilla mundial

Presupuesto: 170 millones de dólares

Fuente Box Office Mojo.

Con un presupuesto sensiblemente mayor en la segunda película, hay que decir que los resultados fueron mejores, sobre todo en la taquilla mundial. De este modo, el posicionamiento que tienen dentro del Universo de Marvel es el siguiente:

De las 17 películas que se han estrenado en cines producidas por Marvel Studios, Thor ocupa el puesto número 13 y Thor: El mundo oscuro el número 12, si tenemos en cuenta la taquilla norteamericana. Si miramos la taquilla mundial, Thor baja hasta el puesto 14 y Thor: El mundo oscuro sube al número 10. Es decir, pertenecen a la parte baja del Universo cinematográfico de Marvel.

Algo no estaba funcionando con uno de los personajes más populares de los cómics de Marvel en su paso a la gran pantalla. Sin ir más lejos, cuando se ve que en la taquilla mundial un personaje menor y con menos peso editorial como Ant-Man supera a Thor es porque el problema es grave. Entonces, ¿qué medidas ha tomado Marvel Studios para revertir esta situación? Varias. Vamos a verlas a continuación:

Para empezar, el cambio de tono radical que tiene esta nueva entrega. Todos los teasers, tráilers y carteles de promoción publicados hasta el momento han hecho hincapié en esto. Hemos pasado de un Thor oscuro, sombrío, y por qué no decirlo, aburrido, a un Thor colorido, llamativo y humorístico. Para llevar a cabo a buen puerto este cambio se ha elegido un nuevo director que casa perfectamente con este giro que se ha dado a la franquicia del dios nórdico. El realizador neozelandés Taika Waititi es el encargado para tal cometido. Aquí sí que la elección ha sido acertada (aunque habrá que ver cuál será el resultado final en la taquilla) porque la carrera de Waititi está ligada estrechamente con la comedia. Cabe destacar su filme Lo que hacemos en las sombras y su colaboración en la serie Los Conchords. Eso sí, nunca ha estado en una gran producción. Esto podría pesarle como le ocurrió a Taylor.

Además de la elección de Waititi como director, Marvel Studios ha cogido a Guardianes de la Galaxia como referente a la hora de vender y enfocar esta nueva entrega. Esto podemos verlo en la estética tanto visual como sonora de Thor: Ragnarok, fuertemente influida por los años ochenta. La elección de la saga dirigida por James Gunn como guía hacia dónde debe ir Thor no es algo descabellado, ya que la franquicia que sigue las aventuras de Starlord y compañía ha sido la verdadera sorpresa del MCU. Un sleeper en toda regla que superó con creces las expectativas que había depositadas en su primera entrega, siendo además una de las sagas más exitosas de las adaptaciones del cómic al cine.

Otra característica que se debe destacar es que Thor: Ragnarok, al igual que Spider-Man: Homecoming, adquiere la forma de Team-Up. Si en la nueva versión, de Peter Paker, éste formaba equipo con Tony Stark; aquí, Thor se alía con el personaje que peor fortuna ha corrido en la gran pantalla de todos los adaptados por Marvel, Hulk. Si Thor no ha cosechado todo el éxito esperado, podemos decir que el Hulk cinematográfico ha sido un desastre. Después de dos películas con dos directores y dos actores diferentes (aunque solo la última pertenece al MCU) con resultados muy tibios en taquilla, la contratación de un nuevo actor, Mark Rufallo, el actual Bruce Banner/Hulk, que ha tenido un papel secundario dentro de la franquicia de Los vengadores y sin película propia, Marvel Studios ha demostrado que no sabe qué hacer con el personaje. De esta forma, Thor: Ragnarok se convierte en una especie de buddy movie. Un 2 x 1 que, una vez más, acentúa el tono de comedia de esta nueva entrega. Ahora bien, si en Spider-Man: Homecoming se valían del personaje más icónico del MCU y que es garantía de éxito, como es Iron-Man; Hulk no es precisamente el mejor aliado de cara la taquilla, pero como se sabe “la unión hace la fuerza”. Si el movimiento le sale bien a Feige, habrá salvado de la quema a dos personajes de capa caída. También me gustaría mencionar que la inclusión de Hulk en la cinta viene marcada fuertemente por uno de sus mayores éxitos en el mundo del cómic: Planet Hulk. Publicada hace diez años, es ya todo un clásico del Gigante Esmeralda en su versión en papel.

Estas medidas tomadas por Feige parecen que van bien encaminadas si tenemos en cuenta los datos del primer fin de semana. En su estreno, Thor recaudó 65,7 millones de dólares y Thor: El mundo oscuro 85,7 millones de dólares. Según las previsiones de Thor: Ragnarok, este filme alcanzaría una cifra de entre 90 y 100 millones de dólares en su primer fin de semana, según THR.

De este modo, en principio, esta nueva entrega de Thor parece que podría superar en la taquilla a sus dos antecesores.

Por último y como conclusión, me gustaría añadir el principal escollo que tiene Thor: Ragnarok de cara a triunfar en las salas de cine. La cinta se estrena cinematográficamente el 27 de octubre en España y el 3 de noviembre en EE UU. Tiene un fin de semana tranquilo en Estados Unidos la semana de su estreno, pero catorce días más tarde se estrena Liga de la justicia, producida por DC Films, que es su principal enemigo. La cuestión es que deberá tener un gran primer fin de semana y recaudar lo máximo posible en esos primeros catorce días, ya que en el momento en el que desembarquen Batman, Superman, Wonder Woman y demás personajes de DC, la sangría de espectadores será importante. Tendremos que esperar hasta el mes de noviembre para saber quién gana esta batalla, Marvel o DC. Se abren las apuestas.

Giovanni Casella
Acerca de Giovanni Casella 9 Articles
Licenciado en Comunicación Audiovisual por la UMA y Master en Ficción de Cine y Televisión por la U.R.L. Desde niño el cine ha sido mi principal pasión, aunque la he ido combinando con las series, los cómics y los videojuegos… Me interesa cualquier forma de expresión siempre que la historia o las sensaciones sean buenas. Actualmente colaboro en el weblog Zona Negativa, en la sección de cine y televisión.

1 Trackback / Pingback

  1. Thor llega a España en 670 pantallas – Industrias del Cine

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*