‘Modelo 77’, no es país para pobres

Modelo 77 es la última película del director Alberto Rodríguez, y para un servidor, siempre es motivo de alegría que se estrene en nuestros cines un nuevo trabajo del realizador sevillano, que lleva años en lo más alto del panorama cinematográfico español.

Siguiendo la estela de sus últimos filmes, Alberto Rodríguez vuelve a adoptar la figura de cronista social y político de las últimas décadas de este país; un camino que emprendió con Grupo 7 allá por el 2012, justo 30 años después de la Expo de Sevilla, que servía de telón de fondo de un intenso thriller policial protagonizado por el siempre enorme Antonio de la Torre y Mario Casas. En este sentido, Modelo 77 podría formar junto a La isla mínima (2014) un díptico que ahonda en las miserias y la putrefacción de la España que surgió justo después de la caída del franquismo, y que luchaba por mantener las tradiciones del antiguo régimen. Asimismo, ambas cintas tienen como coprotagonista a Javier Gutiérrez, uno de los mejores actores nacionales, y por los que merece siempre pagar el precio de la entrada.

Junto a Javier Gutiérrez está el malagueño y televisivo Miguel Herrán (La casa de papel; Elite), el principal protagonista de Modelo 77 que da vida a un preso cuyo delito fue el de ser pobre. Herrán aguanta con soltura el peso del filme, y da la perfecta réplica en todo momento a Gutiérrez. Entre los dos surge una relación de tira y afloja en la que finalmente triunfa una amistad motivada por un mismo objetivo: la libertad. Y es precisamente este el principal tema de la película de Alberto Rodríguez, la lucha y el anhelo por conseguir una libertad arrebatada, en muchas ocasiones, de manera injusta debido a un sistema anquilosado y corrupto.

Manuel y Pino lideran el motín carcelario

Sobre la lucha de la libertad pivotan otros dos temas importantes y que hacen más llevadera la esperanza de sus protagonistas ante un entorno tan hostil y desesperanzador como son la ya mencionada amistad, y el amor; una relación amorosa, también con altibajos, que surge entre el protagonista y la hermana de su (ex)pareja, personaje al que da vida una maravillosa y risueña Catalina Sopelana.

Para llevar a cabo todo esto, Alberto Rodríguez retrata con dureza el día a día de los presos que habitaban la cárcel Modelo de Barcelona justo después de la muerte de Franco. Entre estos presos cohabitaban aquellos que sí habían cometido algún tipo de delito con aquellos que estaban ahí por motivos políticos, de orientación sexual, o racial. Esa dureza se ve reflejada en los funcionarios de prisiones, uno de los últimos bastiones del franquismo, y cuyo retrato los deja como verdaderos hijos de puta, cobardes y desalmados; un retrato que no sorprende por otra parte.

Manuel ingresa en la cárcel Modelo

Con firme pulso narrativo, Rodríguez nos muestra la necesidad de un verdadero cambio tanto en el país como en el sistema penitenciario, y por la que lucharon en vano los presos durante años. De este modo, y ante la adversidad, no hubo más alternativa que la fuga, algo que se dio de forma masiva durante esa época.

Modelo 77 es un drama carcelario duro, pero también esperanzador en el que sus protagonistas sobreviven gracias a la amistad y el amor, y que tiene un poético plano final digno de mención.

Modelo 77, además de ser una gran producción, es una excelente película en cuyas dos horas se nos permite reflexionar sobre la condición humana, y sobre la historia reciente de España; una España que queda bien reflejada en una de las frases que dice el personaje de Miguel Herrán en la película: “este país es para los hijos de los dueños”, y que me recuerda directamente a la mítica canción Fortunate Son de la Creedence Clearwater Revival.

Giovanni Casella
Acerca de Giovanni Casella 41 Articles
Licenciado en Comunicación Audiovisual por la UMA y Master en Ficción de Cine y Televisión por la U.R.L. Desde niño el cine ha sido mi principal pasión, aunque la he ido combinando con las series, los cómics y los videojuegos… Me interesa cualquier forma de expresión siempre que la historia o las sensaciones sean buenas. Colaboré en el weblog Zona Negativa, en la sección de cine y televisión.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*