‘Noche de juegos’, rivalidad entre hermanos

Noche de juegos es la segunda película de la pareja artística de directores compuesta por John Francis Daley y Jonathan Goldstein que debutaron en la gran pantalla en 2015 con Vacaciones, una fallida comedia que recogía el testigo dejado años atrás por Chevy Chase sobre las aventuras de la familia Griswold. Tres años después, con algo más de experiencia y cediendo el guion a otro escritor, Mark Perez, nos ofrecen una apuesta de mayor calidad a todos los niveles si la comparamos con su ópera prima, tarea que no era muy complicada, ya que el listón que habían dejado hasta el momento era bajísimo.

Este filme se nos muestra como una mezcla de géneros, ya que pese a ser en su mayor parte comedia, introduce elementos propios del thriller que enriquecen a la obra y al visionado de la misma. Haciendo gala del título, durante una noche los creadores de esta cinta no paran de jugar con el espectador en una sucesión casi infinita de giros de guion. Y así deben de tomarse, como un juego. En ningún momento la película se toma en serio a sí misma, es un mero divertimento bastante logrado. El punto de partida de la trama bien pudiera recordarnos a dos comedias que tenían al juego y al misterio como los pilares básicos de las mismas; hablamos ni más ni menos que de Un cadáver a los postres y Cluedo. En estas tres cintas, los protagonistas, reunidos en una casa, deben resolver un crimen (en Noche de juegos sería un secuestro). Si bien es cierto, que estas similitudes solo se encuentran en el comienzo de la historia, ya que la película de la que estamos hablando, pronto alza el vuelo y encuentra su propio destino y tono.

Si hay que destacar un elemento que sobresalga sobre los demás, éste sería el reparto. La química y la comicidad del dúo protagonista es muy alta. Jason Bateman y Rachel McAdams están geniales en unos papeles que por un lado mezclan clasicismo (chico conoce a chica, se enamoran, se casan y tienen un hijo) con un desarrollo nada convencional en la que los juegos y la competitividad cobran una vital importancia. Y no están solos, puesto que los acompañan Kyle Chandler, Michael C. Hall y Danny Huston, entre otros. Pero si hubiese que mencionar a un intérprete cuya labor está por encima de los demás, ese sería Jesse Plemons. El actor da vida al vecino divorciado psicótico de la pareja protagonista, que jamás abandona a su perro y que siempre va vestido de agente de policía. Todas sus intervenciones tienen un alto grado de hilaridad. Pudimos verle recientemente como secundario en Los archivos del Pentágono y como protagonista del estupendo episodio USS Callister de la última temporada de Black Mirror, donde compartía escena con el actor Billy Magnussen, también presente en esta película.

La cinta arranca y acaba con dos canciones de Queen que se agradecen. Asimismo, tiene tanto un comienzo fulgurante y muy ameno, como unos títulos de créditos finales muy divertidos. Además de esto, algunas escenas son francamente buenas desde el punto de vista de la comedia: bien escritas, bien interpretadas y bien ejecutadas.

Lo que más le achaco yo a esta comedia ligera, sin pretensiones, es que se tenía que haber estrenado en verano. La veo como la típica comedia perfecta para aquellos días calurosos estivales en los que uno no sabe ni qué hacer ni dónde meterse y acude a las salas de cine para encontrar un refugio momentáneo. En ese contexto, la evasión y diversión que nos proponen Daley y Goldstein sería la ideal.

Entiendo que haya espectadores que no compren esta propuesta debido a lo poco verosímil de la misma y al carrusel de giros en la trama, pero en tal caso, mi recomendación es que no se tomen muy en serio esta película (ni ella misma lo hace) y que se dejen llevar por un vehículo que busca solamente el entretenimiento puro y duro.

La película acaba con un final que bien podrían entenderse como abierto. En este sentido, no sería descabellado que hicieran una segunda Noche de juegos, ya que la fórmula ha funcionado muy bien en la pantalla. Ahora tocaría ver sí los productores consideran que ha tenido el suficiente éxito en la taquilla como para hacer una secuela. Haya o no continuación de esta película, el futuro para esta pareja de directores les depara la película de Flash, personaje de la editorial americana de cómics DC y que se encuentra ahora mismo en fase de preproducción.

En resumen, si quieren echar un rato divertido sin mayores complicaciones con un buen reparto, Noche de juegos es su película.

Giovanni Casella
Acerca de Giovanni Casella 7 Articles
Licenciado en Comunicación Audiovisual por la UMA y Master en Ficción de Cine y Televisión por la U.R.L. Desde niño el cine ha sido mi principal pasión, aunque la he ido combinando con las series, los cómics y los videojuegos… Me interesa cualquier forma de expresión siempre que la historia o las sensaciones sean buenas. Actualmente colaboro en el weblog Zona Negativa, en la sección de cine y televisión.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*